THE MIDNIGHT GHOST TRAIN – COLD WAS THE GROUND

Descripción

Desde la ciudad de Topeka, en el estado norteamericano de Kansas, llegan THE MIDNIGHT GHOST TRAIN, una banda que se autodefine como un grupo de Blues y Rock, pero en la que podemos encontrar también mucho de Stoner. El origen del grupo se remonta a 2007, cuando el cantante y guitarrista Steve Moss decidió crear un grupo con el que rendir homenaje a un amigo recientemente fallecido. A partir de ese momento, el sonido del grupo fue tomando forma a través de sus diferentes lanzamientos, el más reciente de los cuales, su tercer disco de estudio de larga duración, “Cold was the ground”, pasamos a comentar.
En este disco, podemos encontrar canciones que nos sugieren los paisajes de la América profunda mediante sonidos potentes, con riffs muy reconocibles y ritmos contundentes. Tenemos así once temas muy bien construidos que nos harán disfrutar a lo largo del disco, aunque no sean todo lo originales que nos gustarían.

The Midnight Ghost Train Logo

El disco arranca con “Along the chasm”, una intro instrumental que desde el principio ya nos sugiere esos paisajes polvorientos de la tierra de la que vienen. Es un tema contundente en el que la guitarra se marca unos sonidos repetitivos pero muy expresivos que nos sirven de aperitivo a lo que vamos a escuchar.
Seguimos con “Gladstone”, un tema potente y de riff muy reconocible, que tiene un ritmo muy vivo e hipnótico. La voz de Steve es muy agresiva, quizá demasiado para lo que pide el tema, pero eso lo compensa con un manejo muy efectivo de su guitarra, cuyo sonido encaja perfectamente con la base rítmica hasta dar lugar a una canción muy efectiva.
La diversión continúa con “BC trucker”, una canción que empieza con un riff muy reconocible y que luego se desarrolla con mucha contundencia y velocidad. Es un tema directo y muy apropiado para los conciertos, en los que, seguramente, funcionará muy bien. Las estrofas se desarrollan con mucha potencia, hasta llegar a un estribillo denso y muy efectivo.
Una canción muy conseguida es “Arvonia”, un tema que empieza con densidad, para poco a poco ir acelerándose y ganando contundencia, con un riff muy reconocible. Las estrofas mantienen la densidad, pero de vez en cuando, el ritmo se acelera, dando lugar a un tema muy distinto a los demás, por ese uso tan inteligente de los cambios de ritmo.
One last shelter” es un instrumental que funciona a modo de “intermedio”. Arranca con mucha fuerza, para después ralentizarse y desarrollarse de forma mucho más densa. Cuando el tema va más o menos por su mitad, unos segundos de silencio sirven de preludio a su parte final, más cañera. Es un tema que muestra la versatilidad del grupo, porque les permite alternar las partes más furiosas con otras más tranquilas.
La voz vuelve en “The canfield”, un tema de sonido muy potente, pero que, sin embargo, baja un poco el nivel del disco. En este caso, la densidad del sonido y los cambios de ritmo que tan bien manejaban en las canciones anteriores, no están tan conseguidos, y el tema no termina de cuajar del todo.

The midnight ghost train band

Desde las tierras sureñas deciden viajar directos al Norte, y eso es lo que hacen en “Straight to the North”, una canción de inicio muy potente, que nos obliga a mover la cabeza casi sin querer. Con ella, el grupo demuestra sus dotes para crear temas directos y cargados de cambios de ritmo con los que disfrutaremos una barbaridad.
Con una guitarra distorsionada que da paso a un ritmo cañero y rápido empieza “No. 227”, una canción potente y de sonido hipnótico. Resulta un tema muy completo, por la cantidad de matices que introducen en él, pero lo más destacable es lo bien que encajan los sonidos de la voz y los instrumentos para crear un tema coherente y muy conseguido.
Con mucha suavidad empieza “The little sparrow”, una canción en la que Steve se limita a recitar la letra, haciendo que pueda resultar un tanto aburrida, y, desde luego, muy distinta a lo que nos esperamos. Desde mi punto de vista, es el tema más “olvidable” del disco, quizá porque no resulta tan directo o potente como los demás.
Vuelve la fuerza con “Twin souls”, que empieza con la batería sonando de forma muy reconocible y dando paso a un ritmo repetitivo y muy contundente, que se ve enriquecido por los diferentes cambios que tiene. La voz vuelve a ser agresiva y de mucha densidad.
El disco termina con “Mantis”, que empieza con un riff muy reconocible, que después da paso a un ritmo muy potente. Cuando la voz empieza a sonar, el ritmo gana densidad, de manera que, a partir de ese momento, se alternan la densidad de las partes cantadas con la potencia de las partes instrumentales, dando como resultado una canción muy conseguida.
Como vemos, este nuevo disco de THE MIDNIGHT GHOST TRAIN da a sus seguidores lo que buscan: riffs reconocibles, ritmos densos, y, sobre todo, canciones muy logradas y completas.
Desde luego, es ideal para pasar un buen rato.

Track list:

1- Along the chasm.
2- Gladstone.
3- BC trucker.
4- Arvonia.
5- One last shelter.
6- The canfield.
7- Straight to the North.
8- No. 227.
9- The little sparrow.
10- Twin souls.
11- Mantis.

THE MIDNIGHT GHOST TRAIN son:

Steve Moss: Voz y guitarra.
Mike Boyne: Bajo.
Brandon Burghart: Batería.

Discográfica: Napalm Records.
Puntuación: 7/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos