THE POODLES – DEVIL IN THE DETAILS

Crítica

THE POODLES regresan con el que representa su sexto álbum de estudio, después de su aclamado Tour de Force de 2013.

Desde que en 2006 se iniciara la andadura de los suecos, con su primer disco Metall Will Stand Tall (2006) y con su participación en Melodifestivalen con la canción Night of Pasion, la cual llego a ser disco de platino, THE POODLES ha ido cosechando éxitos álbum tras álbum; llegando a situarse en la primera posición de las listas de discos en Suecia como fue en el caso de Performocracy (2011), y ganando adeptos gira tras gira visitando más de 29 ciudades Europeas en su recorrido. Además, la banda ha sido incluida en innumerables listas “top 10”, convirtiéndoles en uno de las bandas de rock más exitosas y aclamadas de Suecia.

ThePoodles_2015_

En lo que al sonido y el estilo de su música se refiere, es evidente que la banda ha sufrido una evolución a lo largo de los años; si anteriormente se clasificaban como una agrupación esencialmente proveniente del Glam; esta etiqueta ha ido emborronándose y fundiéndose con particularidades más propias del rock duro. Su sonido ha ido, en parte,  endureciéndose paulatinamente hasta llegar a Devil in the Details, donde encontramos los cambios más significativos.

Producido por Mats Velentin, quien ha evolucionado al mismo tiempo que lo hacía THE POODLES; y tras la marcha de Pontus Egberg, lo que deducimos también ha influido en el desarrollo y transformación del cuarteto, Devil in the Details se presenta tras una sobria y oscura portada, albergando en su interior doce cortes donde THE POODLES afirma buscar la perfección y la exquisita atención a cada detalle; Devil in the Details (Diablo en los detalles).

Sinceramente, como fiel seguidora de la banda, cabe decir que una parte de mi se fue desencantando a partir del cuarto trabajo de los suecos, Performocracy (2011), y el desengaño ya fue total al llegar a Tour de Force (2013), y es que después de publicar semejantes joyas como fueron Metal Will Stand Tall (2006), Sweet Trade (2007) y Clash of the elements (2009) el listón estaba verdaderamente alto, y  ya sería difícil igualar el nivel alcanzado, así que mis expectativas con Devil in the Details no eran las mayores, la sensación de que la banda perdía parte de su esencia original iba en aumento, y me ha costado varias escuchas entender el porqué de todo este proceso evolutivo, hasta que, después de escuchar al propio Jakob Samuel contándonos el significado del título que da nombre a este álbum, he empezado a ver Devil in the Details con otros ojos. He necesitado un análisis mucho más profundo y exhaustivo de cada uno de los temas, apartándome de todo aquello que me distraía y fijándome en cada uno de los detalles. Sí, casi he intentado que el disco entrara por la fuerza en mi cabeza, y aunque no siempre esto se consigue, al final, Devil in the Details creo que ha conseguido transmitirme lo que Jakob, Kicken, Henrik y Johan querían dar a entender con esta obra. Mientras una gran parte de bandas suecas que rodean a THE POODLES van endureciendo su sonido e imagen, y después de las variaciones en las filas de éstos, parece ser que el temor a estancarse y no desarrollarse es patente entre los chicos. El tiempo pasa, todo se modifica con el paso de éste, y llega un punto en el que progresar y de alguna forma madurar debe estar presente en el trabajo y las composiciones. Adaptarse a nuevos períodos y a la demanda del público prevalece a componer lo que a uno realmente le satisface. Pero esa es simplemente una opinión personal.

Before I Die da inicio a Devil in the Details, y aparece en un tono menos jocoso respecto a los primeros trabajos de THE POODLES, el ambiente se torna más misterioso y sus melodías contienen un tono más apagado. Total protagonista la base rítmica en este corte así como en los once que le siguen, teniendo mucho más peso y contundencia, así como la guitarra de Henrik, que en ocasiones toma una apariencia algo oscura. De igual modo ocurre en House of cards, aunque sus baterías son más pausadas y marcadas, y sus estribillos más melódicos, la sensación general es de un sonido algo más consistente y compacto en sus guitarras acompañando la voz de Jakob Samuel adquiriendo un tono enigmático.

The Greatest fue presentado el pasado mes de enero como el primer single de este álbum. Un medio tiempo de carácter esperanzador en su letra y melodía, y una explosión en su estribillo al unísono con ritmos desacompasados y coros más o menos gloriosos. Pese a no ser un mal tema carece de la garra necesaria para ser el single principal, en mi opinión no logra atrapar al oyente, aunque el mensaje del tema sea alentador.

Crack in the wall posiblemente sea de los que más rasgos característicos de THE POODLES contenga, y posiblemente por ello sea uno de los temas destacables del disco, además de Everything y Life Without You, mientras que Stop me resulta desconcertante aunque original, basando sus ritmos en el “tic tac” de un reloj.

Con Need to Believe la nostalgia y la pesadumbre se apodera del oyente en un corte a modo de balada, mientras que Creator and Breaker es posiblemente la más dinámica de Devil in the Details. Borderline da fin a un disco lleno de contrastes donde ciertamente THE POODLES, a partir de los últimos cambios sufridos en su plantilla, ha querido dar un giro a su sonido, y pese a que han conseguido una apariencia más férrea, a mi parecer en ocasiones lo que falta es fuerza. A veces, acostumbrarse a los cambios lleva su tiempo.

Tracklisting:

01. Before I Die
02. House of Cards
03. The Greatest
04. Crack in the Wall
05. Whay the Hell, Baby
06. Everything
07. Stop
08. Need to Believe
09. Alive
10. Life Without You
11. Creator and Breaker
12. Borderline

THE POODLES son:

Jakob Samuel – Voz
Christian ‘Kicken’ Lundqvist – Batería
Henrik Bergqvist – Guitarra
Johan Flodgvist – Bajo

Discográfica: Gain Music / Sony

Nota: 6.5/10

Autora: Spinelly Arianne

<< volver a discos