TRAMORTIRIA – WRATH AMONG THE DEAD

Crítica

Desde Italia nos llega el debut discográfico de los thrashers TRAMORTIRIA, una banda que tras muchos años de andanza por fin se ha decidido a dar el paso a la larga duración, a través de un disco llamado «Wrath Among The Dead», en el que ponen de manifiesto un thrash metal bastante característico y con muchas influencias, principalmente la vertiente americana, con rifs muy duros donde exige la canción y algunas partes más melódicas que se desligan un tanto de la idea preconcebida que podemos tener del género.

Serán once temas los que avalen su trabajo con una duración cercana a la hora de reloj donde muestren una línea ascendente clara, ideas muy bien pensadas y trabajadas y un sin fin de recursos que hacen del disco una obra entretenida e interesante. Ya desde el principio escuchando «1936» (previa intro llamada «Dust»), llegamos a la fácil conclusión de que se trata de algo más que un disco simple de thrash a machete, ya que el corte se hace muy ameno, sobre todo esas partes líricas en las que aunque los ritmos queden perfectamente acompasados dentro de la marcada batería y bajo, su melodía rompe por encima de esta idea.

Extrañamente, incorporan en este punto una rápida y corta instrumental llamada «Earth Attack», defendiendo el título con onestidad, ya que unas voraces guitarras y una protuberante batería, se van abriendo paso in crescendo, hasta empalmar con «World Of Fashion»; un corte fácilmente asociable a la tradición americana con ritmos pegadizos y poderosa batería, lo mejor de todo está claro que será una lírica de mucho gancho que hará del corte casi lo mejor del trabajo. Rifs y batería formarán un combo mortal apenas dará respiro para mover las greñas hasta la parte media del corte, donde el solo de guitarra se les quede algo descolgado.

Bajando el ritmo significativamente, aparece «Morrow» como otro de esos cortes algo más singulares en los que el predominio del cambio de dinámica dentro del propio corte se haga algo más notable, gran doble bombo en las partes más propicias para ella y en definitiva un gran pero con la manera de interpretar las líneas vocales, que distan bastante de lo que nos han dejado en los primeros temas, haciéndose mucho más rudas y un poco más complicada de escuchar.

Un tema de gran desarrollo y no únicamente por su larga duración, será un «Face To Face» en el que incorporen una nota tranquila de guitarras sosegadas y juego tonal, que cierre la primera parte del disco con una capacidad para ir superando barreras increíble, ya que la aportación en el tema de los juegos más rápidos de batería, simulan un efecto perfecto para este tipo de canción. El corte no termina de despegar, muy bien pensado desde luego, aparenta ser ese medio tiempo que gusta en toda obra, aunque con una vuelta de tuerca más (no hay nada más que atender al final del corte).

Seguimos con otro de los temas largos del disco, llamado «Deep Forest Night», y comenzado por una tormenta que da paso a unos ritmos contundentes y pesados, habiendo sabido escoger perfectamente la esencia melódica del corte para convertirlo en el tema que más me ha enganchado musicalmente hablando. Sin duda alguna el más completo, con cambios de ritmo y pausas que despiertan el interés en el oyente, creo que se trata de una de esas canciones que es mejor escuchar por uno mismo.

Una intro mucho más propias de géneros más duros, comienza para dar forma a «Blood Buster», una canción que contará con un juego de cuerdas simple pero marcado, no se puede decir que pase desapercibido, pero no es de lo mejor que se han currado en el disco desde luego, aportando un juego vocal de gran calado en las partes principales y poco más. Para finalizar la canción elegantemente y volver a proponer un inciso con «Bad News, Good Stuff»; un minuto corto que sirve de nexo con la siguiente canción, en dicho minuto podemos escuchar esas malas noticias narradas por una voz femenina entre ritmos que se desvinculan completamente con la idea del trabajo.

Encaminando el final llega «Scoop!», otra de esas canciones que no nos hubiéramos esperado encontrar en este plástico, ya que de nuevo la manera de cantar se desliga de lo que en principio podemos imaginarnos, proponiendo formas más aletargadas en la forma de cantar con voces graves y unas forma de doblarlas algo desubicadas bajo mi humilde opinión, de todas formas el efecto final es bastante correcto, al abrir el abanico de posibilidades y crear un corte de nuevo bastante singular.

El cierre del debut de estos chicos, es uno de esos temas que intentan reflejar «un todo», logrando plasmar en esencia una completa búsqueda de sonido y formas, mediante los no poco despreciables nueve minutos que dura «Enigma», un corte que inicialmente aparece tranquilo, sembrando esa atmósfera del ¿qué pasará?, y es que tardan poco en volver a mostrar una gran agresividad vocal, que desluce un poco en el sentido en que canta partes quizás demasiado melódicas, aunque en definitiva las guitarras no puedan engañarnos.

No voy a decir que sea un disco sobresaliente, pero como primer álbum de una banda es un trabajo muy notorio el que nos aportan estos italianos, recogiendo con ello muchos años de labor en la música y a la espera de tener una nueva obra lo antes posible.

TRACKLIST:

01.- Dust
02.- 1936
03.- Earth Attack
04.- World Of Fashion
05.- Morrow
06.- Face To Face
07.- Deep Forest Night
08.- Blood Buster
09.- Bad News, Good Stuff
10.- Scoop!
11.- Enigma

TRAMORTIRIA SON:

Tony de Marco – Voz y guitarra
Fabio Cantone – Guitarra
Paul Medina – Bajo
Simone Bosi – Batería

Puntuación: 7.3
Discográfica: SG Records
Autor: Javier Fraile

<< volver a discos