ULI JON ROTH – UNDER A DARK SKY

Crítica

Un disco de Uli Jon Roth siempre es sinónimo de calidad. Excentricidades aparte, Uli Roth es un gran músico que siempre ha dejado huella, y lo que es más importante, su propia huella. Tal vez la mejor forma de describir su estilo es un cruce entre IIMI Hendrix y algún músico totalmente académico obsesionado con la música clásica. ¿Imposible? ¿Impensable?

Esta vez Uli acomete un disco totalmente propio, dejando atrás su reinterpretación de las 4 Estaciones de Vivaldi de su anterior album. En cualquier caso no se pierde el tremendo espíritu clásico después de añadir, como veremos, gran cantidad de toques totalmente actuales y algunos incluso innovadores. Under A Dark Sky llega ni más ni menos que 5 años después del último trabajo de estudio del maestro Uli, y en ese tiempo sus fans hemos estado esperando una nueva dosis de maestría, que sin duda recibiremos aquí y con sorpresas incluidas. Veamos el extensísimo lineup:

Guitarras, bajo, teclas – Uli Jon Roth
Mark Boals (Voz en 2,3,4,6,10)
Liz Vandall (Voz en 3,4,6,7,8,10)
Per Ewald (Voz de Tenor en 1,10)
Kerstin Domros (Voz de Alto en 1)
Michael Flexig (Voz de Barítono en 5)
Akasha Dawn Roth (Voz en 1,10)
Gwen Adams (Voz de Armónicos)
Michael Ehre (Batería)
Nippy Noya (Percusión Étnica)
Chris Love (Percusión Orquestal)

La orquesta:

Violín: Jonathan Hill, Jonathan Howell, Charles Nolan, Stephen Bentley-Klein, Buffy North, Haley Pomfrett
Viola: Rachel Robson, Felix Tanner
Cello: Nick Holland, Katherine Jerkinson
Contrabajo: Lucy Shaw, Stacey Watson

Y por último, el coro

Soprano – Almut Wike, Christine Borleis
Alto – Kerstin Domros, Sabine Fierdler y Liz Vandall
Tenor – Pete Ewald, Markus Roth, Mark Boals
Barítono – Joachim Fiedler, Jorg Borleis, Michael flexig
Bajo – Burkhard Kosche

El disco comienza con “S.O.S”. Unas sirenas que avisan del peligro nos dan la bienvenida, pero si los peligros son como este disco, bienvenidos sean. Estamos ante un tema que es (salvando ciertas distancias) una obertura clásica. La técnica es similar, mezclando partes muy potentes a base de orquesta y la guitarra solista de Uli con una sección final cargada de sensibilidad. Una buena forma de empezar.

“Tempus Fugit” trae la velocidad y la potencia de otros tiempos. Es un tema totalmente clásico, y lo que lo mantiene pegado al presente es la sección de percusión. Orquesta, coro y nada de Uli como solista crean un tema que parece una nueva intro que va ganando potencia hasta que se detiene en un final ambiental.

Y ahora sí que empieza la fusión de estilos de verdad. “Land Of Dawn”. Tema en el que Uli ya saca su sonido particular, tan hipnótico, acompañando a Mark Boals que lleva la mayor parte del peso de un tema (atención) que es a la vez progresivo, clásico y propio de Uli. Estamos aunte un temazo que dura nada menos que 11 minutos, con lo que hay tiempo de sobra para desarrollar ideas. Por poner un ejemplo, la segunda vez que vuelve el temja principal bajo el brazo de Boals lo hace cubierto por una sección instrumental mucho más experimental, y esto sucede alrededor del minuto 3. Y eso por no hablar de la parte más lenta del tema, donde las voces de Mark Boals y Liz Vandall dialogan antes de lanzarse de nuevo en un tema con estilo de himno que nada tiene que ver con lo anteriormente escuchado en el minuto 6. Me podría extender mucho más describiendo paso a paso, de aquí se pueden desgranar multitud de leads y solos, y ni un riff casi hasta el minuto 9. Un ejemplo de neoclasicismo que a los fasn más metaleros tal vez pueda resultar extraño, pero que Uli saca adelante con sobrada calidad. Pero no me extenderé más en este tema, porque queda mucho disco por atender y sólo hay una recomendación posible: escucharlo con calma y dejarse llevar.

“The Magic World” comienza de una forma un tanto misteriosa, con un Mark Boals que nos pretende guiar a ese mundo mágico. Y atención los fans de Scorpions, porque reconocerán rápidamente la mano más Roquera de Uli en este tema y en la voz de Boals, que en ciertos momentos recuerda ni más ni menos que a la de Klaus Meine. Y digo que recuerda, no que la clave, porque la voz de Meine es única. Tema puramente Scorpions, de repente hemos vuelto a los años 70, con un aire parecido al que oíamos en aquella soberbia balada, “We´ll Burn The Sky”. Son sólo ciertas pinceladas, porque este tema tiene personalidad propia. Impresionante tema que rebosa calidad, y aunque esté al lado de “Land Of Dawn” no se ve oscurecido, porque son tan distintos como la noche y el día. Y aquí los solos de Uli son como parea tenerlos muy en cuenta, una fusión total neoclásica y “A-la-Hendrix”.

Hagamos un intermedio con “Inquisition”, que en 1 minuto nos presenta otra cara de Uli: su predilección por Vivaldi. Solo totalmente en ese estilo, barroco y creado para el lucimiento del solista que aquí demuestra de sobra por qué es todo un virtuoso de la guitarra. Y sin darnos cuenta ya nos hemos plantado en el siguiente tema:

La potente “Letter Of The Law”, que cruza el estilo de Vivaldi con Hard Rock potente y un uso extensivo de los coros. Y nunca mejor dicho, porque algo que no se ve todos los días en el mundillo del Metal es un tema en el que mientras el coro sostiene el tema (y a la vez es sostenido por la sección rítmica), hay un solo por encima de todo que convierte al tema en un TEMAZO con mayúsculas. Me atrevería a decir que el solo es comparable a lo que vimos en la soberbia Aria de Jason Becker. Si alguien no sabe qué es, le recomiendo que le eche un vistazo, porque de repente este tema cobra sentido al ver el efecto del solo por sí solo (valga la redundancia). Una curiosidad, en este tema la voz es la del propio Uli.

Y ahora bajemos el rimo con “Stay In The Light”. Más que una balada es un tema lento, y que por mucho que me duela personalmente, he de decir que es el más flojo del disco. Aunque sea un tema muy correcto y de hecho con momentos brillantes, no transmite la enorme solidez de los demás temas, ni se ve tan inspiradisimo. Resumiendo, se trata de un tema que en cualquier disco de calidad normal estaría algo por encima de la media, pero en este tremendo album que estamos repasando, se queda rezagado. En cualquier caso hay que escucharlo si uno no se quiere perder los tremendos solos de Uli.

Sigamos en terrenos más amables con “Benediction”. Aquí si que Uli acierta de pleno, con un tema que no suena nada forzado y transmite una calma y serenidad totales. Es un tema construido para la guitarra, y el acompañamiento orquestal es eso, un acompañamiento más que una base. De este tema poco se puede decir, porque más que lucirse lo que Uli hace es transmitir unas sensaciones bastante concretas que llegan sin dificultad al escuchar el tema.

“Lights And Shadows” está fundido con el tema anterior, y todo lo que empieza con un solo de un minuto es por lo menos original. Y más si tenemos en cuenta en lo que desemboca, que es algo parecido a lo visto en “Land Of Dawn” en el sentido de que es Boals quien controla el tema. Los fans de Scorpions verán enseguida un parecido razonable, y no es ni más ni menos que con una de sus grandes baladas: “Send Me An Angel”. Este tema destaca por su tono totalmente étnico, una nueva vuelta de tuerca a la ya de por sí larga lista de estilos de los que hace uso Uli Jon Roth. Y ahora preparémonos para el último y épico tema.

“Tanz In Die Dammerung” es un tema que bien puede ser un EP en sí mismo. Con casi 19 minutos de duración, tiene hasta su propia intro a base de guitarra acústica. Y le sigue una parte cantada por un tenor y que ya finalmente nos transporta a una parte más dura del tema. Puesto que el tema es largísimo, nos encontramos con el mismo problema que en “Land Of Dawn” (con la que hace un buen juego de palabras), y es que es muy difícil de describir por partes. En conjunto es impresionante, un tema muy sólido y sin problemas de cohesión, plagado de detalles de enorme calidad y creatividad, todo un resumen y extensión de lo que hemos visto en este soberbio disco.

Y de esta forma excepcional concluye Under A Dark Sky, un disco impresionante e imprescindible para todos los aficionados a la música clásica, fundamental para los fans de Scoprions y Uli, y recomendable para todos los demás porque su calidad es indiscutible

Puntuación: 9.4

 Autor: Javier Vázquez (Kapu)
<< volver a discos