Vixen – Live Fire

Crítica

Segundo lanzamiento en directo de este legendario y veterano cuarteto de hard/glam melódico de pelo cardado totalmente integrado por mujeres que se formó en Saint Paul (Minnesota) allá por el 80 y que fue considerado por la prensa especializada como las Bon Jovi femeninas. Sus principales influencias musicales son los clásicos del rock de la talla de Slade, Sweet, KISS, WhiteSnake, Deep Purple, Queen o el mismísimo David Bowie.“Live Fire” es sucesor del también vivo  “Extended Versions” (2006), grabado en el Sweden Rock Festival en junio de 2005, curiosamente por una formación del grupo totalmente distinta a la de hoy en día. 

El disco fue registrado en agosto de 2017 en el legendario teatro Arcada de Chicago ante 3.500 incondicionales en su exitosa gira americana del pasado año y lanzado al mercado el pasado 6 de julio vía Rat Pak Records, en diversos formatos y configuraciones agrupadas, que incluyen un vinilo blanco limitado con una secuencia de pistas alternativa, un paquete que incluye una llamada telefónica personal de “agradecimiento” de la vocalista Janet Gardner, disponible exclusivamente en www. ratpakrecords.com/vixen; y también en digital y Audio-CD; conformando un conjunto de 10 temas en vivo, la mayoría de sus dos primeros discos, un corte inédito, y 2 versiones nuevas de estudio a modo de bonus-tracks que nos dan un total de 63 minutos de música de muchos, muchísimos quilates.

Con la expectación de la sala de Chicago gritando y los redobles de batería de Roxy Petrucci da comienzo el concierto con “Rev it Up”, tema que da título a su segundo LP del 90, el cual suena la mar de fresco casi 30 años después, con una Janet Gardner impecable (ella es la verdadera voz de Vixen, sin duda), bien secundada por los coros de sus compañeras. A destacar la nueva bajista Share Ross y  Britt Lightning, que renuevan la sección de cuerda del combo al bajo y guitarra respectivamente. Por cierto, excelente el solo que se marca esta última para rematar el corte de inicio del bolo.

Fenomenal arranque que, sin dilación, continúa con “How Much Love”, track muy vacilón en la onda Bon Jovi, con nuevos apoyos corales, contundente de base rítmica y que cuenta con otro solo portentoso y efectista con mucho wah-wah de Britt, para quitarse el sombrero. El tema termina de forma tajante y Janet saluda efusivamente a la peña para continuar con ”One Night Alone”, que es interpretada de forma magistral, como el resto del concierto, con la voz desgarradora de la líder de Vixen dejándose el sentimiento a flor de piel.

A continuación comenta que es una noche especial por la grabación del álbum en directo y que la audiencia va a ser gran parte de ello, así que les pide ayuda con una sola palabra para cantar el megaclásico y sentimental “Cryin’” que es coreado por todo el público y suena tremendo en todas sus facetas, destacando nuevamente el afilado punteo pleno de feeling con el que Britt liquida otra vez el tema. A renglón seguido la front-woman, secundada por su vieja amiga a los parches, da la bienvenida a las nuevas chicas en escena y procede a la presentación de toda la banda, lo cual sirve de preámbulo para tocar la andante “Rock Me”, otro temazo, con riff a lo Neon Knights de Accept pero de estilo más macarra y desenfadado, el cual es convenientemente alargado con un fragmento de “Perfect Strangers” (Deep Purple), un pasaje idóneo para remover al personal y otro brillante solo con wah-wah seguido de otro al final menos distorsionado pero de igual o más intensidad.

Le sigue la marchosa “Streets in Paradise”, canción potente, acelerada y cañera a tope, con mucho groove, nuevos coros y otro fantástico estribillo. Rebasamos la mitad del concierto con una estupenda versión de Ray Charles, “I Don´t Need No Doctor”, (en efecto, esta canción no es de Wasp, como pensabais), que canta la bajista Share Ross y donde la nueva guitarrista Britt está estelar en los arreglos y breaks a las seis cuerdas… y que decir de la parte lírica: las chicas sacan a relucir su vena más jazzística cantando el tema, con la única cobertura de la sección rítmica, con mucho soul y pidiendo de nuevo la ayuda del respetable para seguir con el toma y daca hasta soltar un elevado y agudo “I don´t neeeeeeeeeedddddd” que remata esta canción de pegadizo coro con otro sobresaliente y contundente lick final de guitarra.

Tiempo para el amor, la melancolía y el deslizar de dedos sobre el teclado, como recordatorio a la tristemente malograda por el cáncer Jan Kuehnemund, fundadora del grupo, con “Love is a Killer”, que contiene un delicioso punteo de guitarra y donde el fraseo conmovedor de Janet te pone, literalmente, los pelos de punta. Siguen a capela con “Love Made Me”, un hard rock con mucho feeling, grandes arreglos de teclado, solos afilados y acelerados aunque cortitos y otro estribillo muy, pero que muy memorable.

Le sigue “Big Brother”, pista inédita y cardíaca, de puro y ardiente rock duro, con un lick en staccato muy Lita Ford, donde Janet rinde tributo enérgicamente a su hermano mayor por todo su apoyo y el solo de Britt es elegante y técnico. Gran tema!!

Entonces la cantante, bajo la ambientación de Tyson Leslie, agradece la asistencia al respetable mientras se inicia el riff acuchillante de su mayor hit: “Edge of a Broken Heart”, co-escrita por Richard Marx para su disco debut, la cual suena inmensa e intensa, con dulces y perfectos coros, punteos profundos y con mucho sentimiento y una última pasada elevada un tono para acabar por todo lo alto con una Mrs. Gardner prendiendo la llama en el público que abarrota la afamada sala de Chicago.

Como bonus tracks hay una versión de estudio grabada recientemente de la canción “You Ought To Know By Now”, ahora rehecha con guitarras más mordaces y duras, muchas armonías y más pasión en el estribillo; y una nueva y agradable versión acústica de estudio de su gran éxito “Edge of a Broken Heart” donde se aprecian a la perfección los delicados detalles instrumentales y el gran trabajo a las voces.

.Perfecto para este gran “Live Fire”, un disco que no hace sino capturar la pasión de estas “mujeres fatales” en una actuación implacable de energía escénica durante un fascinante espectáculo en vivo de, probablemente, la mejor banda de rock femenina de todos los tiempos, con buena acústica, un gran setlist y un gran escenario, el Teatro Arcada de Chicago. Espléndido show!!.

¡Ay, las Vixen!, en efecto, esas zorras ochenteras de fuerte carácter están otra vez de vuelta. Después de varios años de tensión, cambios de alineación, Jan Kuehnemund quería unir la alineación original pero, lamentablemente, el destino decidió lo contrario y ésta falleció a finales de 2013. En fin, es genial escuchar a Vixen de nuevo en buena forma, on fire, rockeando con energía renovada y escribiendo nuevo material… sí, hay un álbum de estudio en preparación, así que, crucemos los dedos y pongamos la mirada fija en el futuro de la banda.

La producción y mezcla del directo, que corrió a cargo de Michael Wagener, es limpia y ordenada, el sonido es nítido y potente y refleja perfectamente la atmósfera general del recinto. Tal vez el sonido del público ha sido inflado pero hay que reconocer que las chicas suenan genial, la lista de canciones es la idónea y la inclusión de los bonus track también le dan el plus necesario para hacerlo altamente recomendable.

 

VIXEN son:

·   Janet Gardner: voz, guitarra rítmica, pandereta
·   Roxy Petrucci:  batería, clarinete, coros
·   Share Ross: bajo, coros
·   Britt Lightning: guitarra
·   Tyson Leslie: teclados

Listado de Canciones:

1.      Rev It Up
2.      How Much Love
3.      One Night Alone
4.      Cryin’
5.      Meet The Band
6.      Rock Me
7.      Streets In Paradise
8.      I Don’t Need No Doctor
9.      Love Is A Killer
10.  Love Made Me
11.  Big Brother
12.  Edge of A Broken Heart

Bonus tracks:

13.  You Ought To Know By Now (Nueva Versión de Estudio)
14.  Edge of A Broken Heart (Nueva Versión Acústica de Estudio)

Puntuación: 9 / 10

Discográfica: Rat Pak Records

Autor: Francisco Rodríguez Belmonte

<< volver a discos