WEEDEATER – GOLIATHAN

Crítica

Si por algo se han caracterizado siempre WEEDEATER es por hacer lo que les da la real gana en cada uno de sus discos. Su estilo desenfadado y deliveradamente humorístico (casi sarcástico) les permite presentar sus raíces sureñas (son originales de Carolina del Norte) y los sonidos afines a las mismas desde una nueva perspectiva y más como un elemento cómico que como algo serio, creando contrastes verdaderamente llamativos. 

weedeater_band

Su nuevo disco “Goliathan” es un ejemplo perfecto de esto, arrancando con “Processional”, una pieza de órgano eclesiástico muy característico del sur de EEUU junto a una voz casi narrada, que da paso un pesado tema homónimo al disco, de características a medio camino entre el Stoner y el Sludge, llenando el ambiente de distorsión, acidez y densos riffs.

Sinceramente, no puedo imaginarme que a WEEDEATER les importe lo más mínimo lo que la prensa o los medios en general puedan decir de ellos y su trabajo. No les importa innovar ni ser perfeccionistas. Casi se diría que no les importa ni gustar a la gente, porque es evidente que así mismos se encantan. Con la batería como apoyo crucial en todos los temas “duros” del disco y un muro sonoro construído a base de algunos de los riffs más pesados y densos que se han escrito últimamente, WEEDEATER (un nombre muy apropiado, que ya de entrada refleja su carácter “cachondo”) ofrecen temas como “Cain Enabler” o “Bow Down”, exhibiendo un sonido que mezcla elementos Doom, Stoner y Sludge en una amalgama sonora muy personal.

Y es analizando esta personalidad única dónde descubrimos, precisamente, porqué son tan peculiares. En ocasiones, con discos como el anterior “Jason…The Dragon”, algunas críticas hablaron de influencia de “Blues sureño” en su sonido, sin embargo siempre he pensado que su sonido es más deudor del country y el folk sureño que de ese blues negro de la región. Y este disco lo confirma: es como si el grupo estuviera tocando temas de blues y folk del sur de los estados, solo que en lugar de guitarras acústicas y banjos, utilizan instrumentos eléctricos y lo envuelven todo en la densidad del doom y la acidez del sludge. El resultado es, como no podría ser de otra manera, único y para muchos incluso podría definirse como “extraño”.

La banda autoimpone a su sonido la etiqueta de “weed metal” y en los aproximadamente treinta y cinco minutos que dura “Goliathan” parece que dicha definición, muy definitoria de su peculiaridad, les va como anillo al dedo. Y para muestra, un botón en forma de la balada “Battered & Fried”, muy inclinada al country folk sureño, con banjo incluído, y realmente interesante.

Con “Claw Of The Sloth” la banda presenta su composición más ambiciosa del disco y uno de mis temas favoritos, con un gran peso doom y el toque justo de un sludge muy en la línea de HIGH ON FIRE. Le sigue la más stoner y veloz “Bully”, con total protagonismo para la batería y la más lenta y “sabbathiana” “Josepth (All Talk)”. Finalmente la banda se despide con las instrumentales “Reprise” (quizás la que menos me ha gustado del disco) y “Benaddiction”, quizás la pieza más diferente y original del disco, muy inspirada.

En resumen, “Goliathan” es un nuevo reflejo de la peculiaridad de WEEDEATER, que sin lugar a dudas gustará a todos los fans de la banda y no será una mala elección para los seguidores del género, aunque no esté a al altura de su fantástico disco anterior.

 

TRACKLIST:

01.- Processional
02.- Goliathan
03.- Cain Enabler
04.- Bow Down
05.- Battered & Fried
06.- Claw Of The Sloth
07.- Bully
08.- Josepth (All Talk)
09.- Reprise
10.- Benaddiction

WEEDEATER son:

Dave Collins – Bajo, Voz
Dave Sheperd – Guitarra
Travis Owen – Batería

Puntuación: 7,7/10
Discográfica: Season Of Mist
Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos