WULFHEIM – CROWLAND

Crítica

Wulfheim, es un proyecto de puro black metal que surge hace tres años con un carácter totalmente personal (al ser un único miembro el que compone la banda), para reflejar el más puro espíritu de bandas como Dark Funeral.

Hace dos años realizó su estreno mediante un trabajo titulado «De Profundis» y ha sido esta temporada pasada cuando nos ha ofrecido este segundo round titulado «Crowland», en el cual nos podemos encontrar con seis cortes para una intro y un outro propiamente dichos, con una duración algo inferior a los cuarenta minutos.

La intro que comienza a modo de Ovetura, recibiendo el título de «The Crowland Chronicles»,nos acerca a un mundo de infección, tenebroso, oscuro; en definitiva una gran ambientación para lo que será el resto del disco en el cual se apuesta por sonidos transgresores  y una gran vuelta de tuerca con respecto a su primer trabajo como ya deja ver su «De Lacrimae Veterum» en el cual se echa en falta una voz mucho más contundente, a parte de las afiladas guitarras propias de este género.

Un sonido que se mete desde abajo, introduciéndose en la cabeza y rasgando una poderosa y frenética batería como ocurre en «Throne of Silence», en el que volvermos a sentir esa necesidad que  escuchar unas bases líricas más evidentes aunque los cambios de intenrsidad en la composicón logran medio suplir ese hecho.

El disco continua con «The Symphonies of Thy Grave», «Crowland» (que para mí es la mejor composición del redondo, con algunas melodías perfectamente ensabladas en el corte), «Here Lies My Name» que goza de una intro gregoriana y una desorbitada cera con unas guitarras que me han sonado algo a transistor en esta ocación.

Y para finalizar, nos dejan una versioncita de los archiconocidos Bathory; en este caso ha sido«Massacre», ni más ni menos que un himno dentro del género que predica esta «banda». Es el corte más corto del trabajo y una versión bastante digna de esta gran banda.

El broche viene con «The Grotesque», sumergiéndonos de nuevo en ese mundo terrorífico que pretendía la introducción, a través de una criatura y el llanto de un niño, bastante logrados todo sea dicho.

 

Puntuación: 6
Autor: Javier Fraile

<< volver a discos