Y. E. M. E. T. – Y EL MALO ERES TÚ

Crítica

Desde la ciudad gallega de Vigo nos llegan Y. E. M. E. T., una contundente banda de Metal muy influenciada por bandas como SKUNK D. F., que desde principios de 2011 llevan demostrando, sobre todo en su Galicia natal, la calidad de sus composiciones. Después de grabar un EP de cuatro canciones, titulado “Demo MMXI” y de que Xane se incorporara como batería, conformando la formación definitiva de la banda, el grupo inicia una destacable actividad en directo, alternando los conciertos acústicos con los eléctricos. En diciembre de 2012, se embarcaron en la grabación de “Y el malo eres tú”, su primer álbum de larga duración, que pasamos a comentar.
En “Y el malo eres tú” encontramos doce canciones muy potentes, con riffs muy conseguidos y ritmos muy cañeros. Sin embargo, lo que me parece más interesante es el hecho de que se trata de temas muy fáciles de escuchar, de forma que muy pronto se nos va a hacer natural escuchar estas canciones, al margen de que pueda tratarse de un estilo que no solemos oír.
El disco empieza con mucha fuerza con la canción que le da título, un tema de ritmo machacón y muy potente. Serx canta con una voz limpia, aunque hay momentos en los que demuestra que también puede utilizar registros más agresivos, como durante el estribillo, perfecto para los conciertos. Las guitarras de Mery resultan muy potentes, aunque algo repetitivas, y desde el principio se nos quedan en la cabeza.
Seguimos con “Estrella fugaz”, una canción también muy potente que puede dar mucho juego en los conciertos. Desde el principio es un tema fácil de escuchar, con una letra sencilla y un estribillo muy melódico. En algunos momentos, Serx rapea al cantar, enriqueciendo el tema de forma muy clara.
Volver a empezar” es un tema muy enérgico, que da caña desde el primer momento. La voz vuelve a ser la auténtica protagonista, resultando una canción fácil de escuchar, aunque muy contundente. La introducción de cambios de ritmo y un solo muy logrado completan el tema, que resulta uno de los más interesantes del disco.
Con tranquilidad empieza “La gran ciudad”, canción para la que grabaron un videoclip y en la que demuestran todo lo que han aprendido en las actuaciones acústicas. Sin embargo, el tema va ganando intensidad poco a poco, de forma progresiva, hasta convertirse en una canción densa pero muy potente. Es uno de los temas más variados y conseguidos del disco, con un solo de Mery interpretado con mucho feeling, y con una pegada muy contundente en la batería de Xane.

“El tren sin estación” empieza con mucha contundencia, con un riff acelerado que contrasta con la melodía de la voz. El estribillo presenta un cambio con respecto a las estrofas, resultando original y también perfecto para los conciertos. Globalmente, se trata de una canción potente, en la que destaca el trabajo instrumental por encima de la voz. Antes del solo, Serx cambia su manera de cantar y opta por una voz más agresiva, demostrando su versatilidad.
La siguiente canción es “Imperfecto”, para la que además grabaron su primer videoclip. Es un tema que empieza con cierta oscuridad, contrastando claramente con el resto de las canciones. No obstante, pronto se vuelve a los ritmos contundentes y machacones, aunque en este caso Serx deja de lado la voz limpia a la hora de cantar, decidiéndose por una voz mucho más agresiva. Es un tema muy variado, con partes más contundentes y otras más melódicas, y aunque es una canción muy conseguida, en ella notamos la influencia de bandas como HAMLET, lo que deja claro cuáles son los sonidos que más gustan a estos músicos.

El disco continúa con “Al borde del precipicio”, que empieza también con sonidos un tanto oscuros y densos, aunque pronto el tema gana fuerza y se acelera mucho, siendo uno de los más rápidos del disco. Es una canción en la que se alternan las partes agresivas con las más melódicas, entre las que destaca un estribillo pegadizo y muy fácil de escuchar, que resulta enriquecido por unos coros sorprendentes. El solo está muy conseguido.
Con contundencia y un riff entrecortado arranca “El holocausto empieza hoy”, una canción muy potente que desde el principio da caña. Es un tema muy agresivo, con Serx cantando con mucha rabia por encima de unos ritmos muy potentes que no dan un momento de respiro. Se trata de una canción ideal para los conciertos, que nos incita a saltar y a hacer headbanging.
Nos queda luchar” empieza con un riff machacón que se escucha por encima de un ritmo sencillo aunque muy bien ejecutado. La voz de Serx es muy agresiva, aunque se alterna con momentos más melódicos, de forma que es un tema muy variado. El solo es tranquilo, pero está muy logrado y es muy resultón.
Cada vez más cerca del final del disco suena “Venimos a por ti”, una canción corta, que empieza con mucha rapidez y potencia, aunque después, las estrofas son más relajadas. De esta forma se alternan las partes instrumentales más rabiosas con unas estrofas más tranquilas, resultando un tema muy variado. Pero lo que más me llama la atención al escucharlo es que es uno de los pocos temas en los que podemos apreciar con nitidez el trabajo que realiza Rigo al bajo, porque el suyo es un instrumento que apenas se escucha en las demás canciones.
Con fuerza empieza “Gaia”, una canción de ritmo contundente, aunque de mucha variedad. Hay momentos en los que da la sensación de que la voz y los instrumentos van por caminos diferentes, pero rápidamente nos damos cuenta de que es algo premeditado, siendo una canción muy trabajada, en la que no queda nada al azar. Cambios de ritmo, melodías y un solo muy logrado la convierten en una de las canciones más conseguidas del disco, aunque algo diferente a las demás.
El disco termina con “La voz de tu conciencia”, una canción muy larga, de más de once minutos, en la que el grupo desarrolla todo su buen hacer sin prisa, dejándonos disfrutar de cada matiz que van introduciendo a lo largo del tema. Así, se pasa por momentos muy tranquilos, como los que sirven de arranque al tema, y también por momentos más rabiosos, siendo estos los que predominan. Se trata de una canción muy compleja, que demuestra todo lo que Y. E. M. E. T. son capaces de hacer. La inclusión de una parte coral, cantada por el coro del Ilustre Colegio de Abogados de Vigo, resulta muy sorprendente.
En definitiva, “Y el malo eres tú” es un disco muy completo y muy complejo, en el que pasamos de momentos melódicos a otros más potentes sin solución de continuidad, haciendo que resulte imposible anticipar qué es lo próximo que vamos a escuchar. El grupo demuestra que sabe muy bien lo que tiene entre manos, creando canciones muy variadas en las que dejan claro cuáles son sus influencias y también la enorme calidad que tienen como instrumentistas.
Si tuviera que buscarle algún fallo, diría que falta una mayor presencia del bajo, porque, como ya comenté antes, es un instrumento que apenas se escucha.
Al margen de este pequeño detalle, nos encontramos con un disco muy recomendable.

Y. E. M. E. T. son:

Serx: Voz.
Mery: Guitarra.
Rigo: Bajo.
Xane: Batería.

Track list:

1- Y el malo eres tú.
2- Estrella fugaz.
3- Volver a empezar.
4- La gran ciudad.
5- El tren sin estación.
6- Imperfecto.
7- Al borde del precipicio.
8- El holocausto empieza hoy.
9- Nos queda luchar.
10- Venimos a por ti.
11- Gaia.
12- La voz de tu conciencia.

Discográfica: Unión Récords.
Puntuación: 7/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos