ASHRA – LUCHADOR

Crítica

Más de ocho años han pasado desde que los pucelanos ASHRA comenzaran sus andaduras en este mundillo y es ahora cuando nos presentan su segundo trabajo al que han bautizado con el nombre de “Luchador”, tras meses de gestación en los estudios Dobro (del mismo Valladolid).

Antes de entrar en el trabajo en sí, me gustaría comentar la calidad gráfica del diseño, tanto de portada como del libreto que han corrido a cargo de la también pucelana Laura Velicias, una inspiración que deja fielmente reflejado aquello que el disco quiere transmitir, con toques muy orientales.

El plástico en sí nos ofrece 12 temas con una duración poco superior a la hora, en la que se puede disfrutar de un carácter que pasa por lo medieval y lo folklórico.

Si comenzamos el análisis de los temas que lo componen, vemos un “1088 A.D.” con una introducción simple pero eficaz, que nos transporta un mundo épico y nos da una ligera idea de lo que va a pasar a continuación. La voz entra con fuerza de manera muy power-metalera y el ritmo se mantiene de manera correcta, como toda buena canción de heavy metal, gozando de algún riff interesante y del correspondiente solo de guitarra.

La obra continua con “Ashra”, una obra en la que incorporan el viento a la melodía muy al estilo Ars Amandi, aunque con distinta finalidad. Vuelve la sensación de la que hablaremos mucho en este disco, de viaje al mundo medieval… no es necesario decir que se trata de un tema instrumental. Como ellos mismos indican, es un tema que transmite una pequeña parte de cada uno de los integrantes de la banda.

“Condena” es sin lugar a duda contundente y provoca un sentimiento ciertamente de intriga. Puede resultar algo pesado, pero nada más lejos de la realidad, ya emplea ritmos pegadizos y el uso de coros (bastante apagados en mi opinión) la dan un toque más interesante.

De nuevo se sucede un pequeño tema de apenas minuto y medio de duración y totalmente instrumental llamado “Un Paso Atrás en el Tiempo”, mucho más tranquilo que el segundo tema que os he comentado y que funciona perfectamente de enlace con la siguiente canción titulada “Ultimo Día”. Ésta comienza con una batería sencilla para incorporar una voz con mucha garra e intención. Hay que mencionar el solo de guitarra de este tema, algo largo pero sin duda alguna muy acertado. El juego de voces de la última parte vuelve a ser relevante para explicar esta canción.

Llegamos a la mitad de la obra con “Fría Luz”, uno de los temas lentos en los que la guitarra española, se hace hueco para formar lo que es una bonita balada. La incorporación del viento y de la cuerda clásica vuelve a ser clave para este corte.

“Mares” viene siendo esa canción perfecta para incorporar en todo buen directo, con mucha intención y no demasiada velocidad, se resuelve fácilmente. Tiene la ventaja o el inconveniente (según lo miremos) de tener una introducción larga, lo cual viene bien a la hora de dar algo de descanso a la voz, sin perder la idea de que no estamos frente a una instrumental.

Seguimos el análisis con “Luchador”; el mismo luchador que da nombre al trabajo de estos chicos y el tema más largo de todos por otro lado. Con una introducción no del todo acertada según mi humilde opinión, viene siendo lo más cañero que han incorporado a la obra. Es de destacar el trabajo a la batería y unas guitarras que se adaptan perfectamente al tema de manera muy sutil, ante todo en las partes en las que la voz se hace dueña de la canción.

Ahora nos presentan de nuevo un cortísimo tema instrumental de apenas un minuto escaso de duración, para enfocar el final del disco con otras tres canciones que a continuación os comentaré.

El primero de estos se titula “Olvidado Rey” y comienza de la mejor manera posible: con una intro perfecta para el concierto, es uno de esos temas que te introducen en el fragor de la batalla y que se hace fácilmente coreable. Los ritmos están muy marcados y los coros vuelven a hacer maravillas en el desarrollo de los mismos.

“En las Venas” es quizás la canción que menos relación guarda con el resto del disco, tiene una inspiración muy clásica hacia el metal español de los 80-90. Incluso la temática apoya esta idea que acabamos de comentar, las guitarras aparecen muy sueltas y eso es un punto positivo para jugar con la pieza. En mi opinión, en este caso es la voz la peor parada en un conjunto general bastante aceptable.

Para finalizar el trabajo se añadió al disco una versión de “Fría Luz” (la balada que hemos comentado antes), pero en este caso sin guitarra española siendo la eléctrica la que toma las riendas de la composición con un muy buen resultado.

Como conclusión decir que es un trabajo bastante completo y elaborado, el sonido es bastante limpio (para los medios de los que se dispone en Valladolid) y los temas interesantes.

…A ver cuando nos sorprendéis con el siguiente…

ASHRA son:

Fernando Muñumer: bajo y voz, dulzaina, pito castellano
Fernando Fernández: guitarra eléctrica y española
Víctor Parro: guitarra eléctrica y acústica
Jonathan Damián: Batería

TRACKLIST

01 – 1088 A.D.
02 – Ashra
03 – Condena
04 – Un Paso Atras En El Tiempo
05 – Último Día
06 – Fría Luz (vers. acustica)
07 – Mares
08 – Luchador
09 – Torre Vigía
10 – Olvidado Rey
11 – En Las Venas
12 – Fría Luz

Puntuación: 7

 Autor: Javier Fraile
<< volver a discos