BROKEN MIRRORS – THE UNIVERSAL DISEASE

Crítica

El segundo trabajo de los franceses BROKEN MIRRORS, es un completísimo diamante en bruto que les sirve para terminar de asentarse tras dejar un disco bastante interesante hace tres años y un par de Eps en los que han conseguido un sonido que ha crecido notablemente en calidad.

En el caso de este  «The Universal Disease» me plantean la difícil disyuntiva de donde debemos encasillar a esta banda que plantea ritmos a caballo entre el thrash y death, sin salirnos de esa ambientación completamente melódica, claramente respaldada por el uso de orquestaciones con teclado por ejemplo.

Aparecen trece temas, con una duración cercana a la hora y cuarto en el que ponen toda la carne en el asador de tal manera que en alguna parte pueden llegar incluso a confundirnos, por ejemplo a través de la introducción; «Strong Enough» en el que consiguen aunar un tema de mucho gancho con esas formas pausadas y algo abstractas que van dando forma a la primera parte del trabajo, un corte cercano a los ocho minutos de duración, que deja muy buen sabor de boca, sobre todo en esas partes más melódicas.

En general plantean temas muy densos (ninguno inferior a los cuatro minutos para que nos hagamos una idea de lo que han podido incluir) y con multitud de recursos como esos poderosos y nerviosos riffs de «A Thousand Voices», sumados a los teclados que aparecen livianos pero sustentan la línea vocal en términos de death melódico, sin olvidarnos de algunas partes de acelerada y trepidante batería, con un carácter que podría tildarse hasta de progresivo.

En el tercer track; «Pig Marmelade», comienzan con unos ritmos que incitan al mosh, aunque no tardarán mucho en sorprendernos con una batería simple y una guitarra juguetona bastante graciosas, que nos desubican un tanto en lo que estamos haciendo, aunque esto sea cosas de breves instantes, es una canción llena de fuerza y contundencia que sembrará una sonrisa en los amantes del género, con esa forma de juntar esas guitarras con una batería llena de rabia en los momentos que la canción misma demanda.

Un ahogado grito (recurso típico todo sea dicho), abre «Heaven Can Wait», otro tema que nos vuelve a acercar a un thrash técnico de voz gutural, con algunas partes experimentales de exquisito gusto, con guitarras redundantes y ante todo muy seguras y un bajo que asoma en los momentos que puede, para dejar una soberbia parte central.

«Holding The Triggers» sigue la tónica anterior, aunque acentúa más la rama ambiental del corte, ademas plantean partes más bajas y más altas a lo largo de la canción, resulta bastante curiosa aunque no termino de verla para un directo de la banda, pese a que la parte del solo de guitarra esté muy bien pensada y seguramente tenga un gran interés sobre las tablas.

Pasamos a «Aquarius», mucho más desgarradora que la anterior y ante todo más bestia, las guitarras se presentan afiladas y la batería brilla con una pegada mucho más bruta que en los casos anteriores, también cuenta con algún tilde progresivo y algo moderno, sin salirse mucho de lo que venimos hablando en el resto del disco y sin dar tregua avanzan con «Anthropophobia» (con una de las letras más cuidadas del disco), volviendo al rollo death con ambientación incluida, se convierte en uno de los temas más densos y más largos del nuevo trabajo de los franceses, con alguna parte lenta que no termina de funcionar bien, y otras que desprenden una gran pegada como podréis escuchar.

Si acabamos de hablar de letra cuidada, en esta canción que continua, llamada «Erotic Thirst», nos presentan un tema que funciona perfectamente sin motivo aparente, con una simpleza increíble y un estribillo que logra una impecable calada, ubicado dentro del death melódico de teclado calante y perfectamente ejecutado.

Vamos encaminando la parte final del trabajo con «OverDriven»; una canción que hubiera funcionado bastante bien a través de un mero instrumental, con una batería llena de rabia y algunas partes en las que personalmente hubiera metido algunos coros, deciden romper la canción usando unos breves momentos de descanso que devuelven la esencia a través de unos afilados riffs y ese gutural soberbio, apoyado en una batería que como digo brilla con luz propia.

«Heartsick» será quizás el tema más desubicado del nuevo plástico, en el que la orquestación a tomado un papel bastante más relevante y la intensidad que proporciona los instrumentos principales, se disipa bastante si atendemos a esto que comento, volvemos con esta al death metal de corte decadente con esa forma de cantar más profunda.

Para acabar nos dejan un tema dividido en dos partes, que recibe el nombre de «Nightmare In Mind», la primera será «Falling», con siete minutos y medio en los que nos sumergen en una auténtica vorágine de metal metal melódico con unos primeros instantes impresionantes todo sea dicho, tras los que el thrash metal de «zapatilla» vuelve a brillar, sin dejar de lado el guiño hacia su vertiente más melódica, como esos momentos estelares en torno al medio tema donde la melodía comienza a subir y subir, u otra parte de gran belleza en torno al final en el que usan la antigua melodía de un clavi como elemento principal (no entendiendo tanto la batería que incorporan pero bueno…), la segunda parte es «A Dream Within A Dream» y tiene una mayor esencia melódica que no termina de desaparecer hasta el final de la canción, formando con la primera parte un combo impresionante.

Una vez llegado a este punto, únicamente nos reservan un bonus track titulado «Inner Enemy», que podría haber sido uno de los temas principales del trabajo, por esa seguridad y contundencia que nos muestra, los primeros ritmos son precisos y muestra una labor muy pensada por todas las partes, el bajo de nuevo vuelve a adquirir un gran protagonismo y aunque las primeras voces aparezcan disueltas en la canción, la voz principal se endurece en los momentos justos de manera perfecta (sobre todo en el estribillo), para convertirlo en uno de los mejores cortes del plástico.

TRACKLIST:

01.- Strong Enough
02.- A Thousand Voices…
03.- Pig Marmelade
04.- Heaven Can Wait
05.- Holding The Triggers
06.- Aquarius
07.- Antropophobia
08.- Erotic Thirst
09.- OverDriven
10.- Heartsick
11.- Nightmare in Miden (part 1 : Falling)
12.- Nighmare in Miden (part II: A Dream Within A Dream)
13.- Inner Enemy (bonus track)

 

BROKEN MIRRORS SON:

François -Voz y guitarra
Florian – Guitarra
Guillaume – Bajo
Julien – Batería
Vann – Teclado

 

Puntuación: 8.3
Discográfica: Brennus Music
Autor: Javier Fraile

<< volver a discos