CANDLEMASS – DEATH MAGIC DOOM

Crítica

¡QUE PUTO DISCAZO!  Os lo puedo explicar con más palabras (y a ello me dispongo) pero no puedo dejarlo más claro. Candlemass han vuelto a hacerlo. Cuando muchos de sus fans pensábamos que repetir un disco tan bueno como King Of The Grey Islands era casi una utopía, Leif Endling y los suyos llegan a las tiendas con “Death Magic Doom”, algo calificable casi como una obra maestra.

Y es que el nuevo disco de los padres del Doom tiene pocos o ningún punto débil. El comienzo con “If I Ever Die” nos permite disfrutar del lado mas heavy del grupo, siendo un tema potente y con riffs pegadizos y directos, con un solo ejemplar y un Robert Lowe sobrenatural. “Hammer Of Doom” tiene mucho más peso doom en sus líneas y a mi personalmente me recuerda por momentos al sonido que nos ofrecían los suecos en Nightfall, hace ya tantos años. Dos temas ideales para arrancar un disco, dos cortes directos y fáciles de asimilar para los fans, dos temas de los Candlemass de toda la vida, con unas ligeras gotas de novedad, pero a fin de cuentas lo que todo el mundo podría esperar en un disco de Candlemass a estas alturas y, por descontado, con una calidad interpretativa y compositiva sobresaliente.

Sin embargo, la verdadera fiesta empieza con “Bleeding Baroness”, algo más de siete minutos de pura, simple y deliciosa magia en forma de metal. Melodías y riffs salidos de la mente de un genio, grabados en un trozo de plástico, concebidos para que quedes hipnotizado, atrapado en una genial tela de araña. Sin lugar a dudas uno de mis temas favoritos del disco.

Death Magic Doom es un trabajo que recoge a la perfeccion la esencia de Candlemass y es capaz de unificar los aspectos mas tradicionales del sonido del grupo con nuevas ideas, con nuevas tendencias que la banda ha incorporado en este disco. El resultado es excepcional, perfecto, nada sobra ni falta. Es un disco del que no cambiaría nada. Por eso “Demon Of The Deep” o “House Of Thousand Voices” no hacen sino enriquecer más aún lo visto hasta ahora. El nivel compositivo sigue siendo altísimo y las interpretaciones no se quedan atrás, especialmente en lo referente a las seis cuerdas.

Robert Lowe dejó claro en el anterior disco, en el EP Lucifer’s Rising y en el DVD por el 20 aniversario del grupo que es un vocalista ideal para la formación, pero en Death Magic Doom simplemente hace un papel tan bueno que resulta casi inverosímil. “Dead Angel” es otro de mis cortes preferidos en este gran trabajo. Un tema original que al mismo tiempo suena a clásico del grupo. Todo un acierto.

“Clouds Of Dementia” es el tema más difícil de asimilar del disco, el que tiene más detalles y oculta más secretos en su estructura. Es un corte más progresivo que el resto del disco, pero tras un par de escuchas nos descubre una dimensión diferente, un mundo paralelo en el sonido de Candlemass y se convierte por derecho propio en uno de los grandes temas de este plástico.

Llegamos al final casi cuarenta y ocho minutos después de la mano de “My Funeral Dreams”, que termina el redondo como comenzó, con un corte propio de los Candlemass de toda la vida.

Ya lo decía al principio: esto es un discazo. Siento que mi review no refleja ni de lejos lo bueno que es este disco, las sorpresas que oculta y lo extrañamente familiar que suena, a pesar de saltar a la vista lo innovador de su sonido y el sinfín de pequeños detalles que oculta en cada segundo de su duración. Sencillamente es uno de los mejores discos de Candlemass, imprescindible para los fans del grupo y del estilo.

Puntuación: 10

Autor: David Rodrio (Coon)

<< volver a discos