Cherokee – Cherokee (USA edition)

Crítica

Los gallegos CHEROKEE llevan desde 2015 mezclando Hard Rock y Heavy Metal con muy buen gusto, lo que hace que facturen unas canciones cargadas de garra y de contundencia. Sin embargo, hasta ahora su música nos llegaba con cuentagotas, en EPs y singles. Y digo “hasta ahora” porque la discográfica estadounidense El Chopito Records se ha decidido a publicar un disco de larga duración en el que se recogen todos los temas editados hasta ahora. Y por eso, aunque son canciones que ya conocemos, hay que hablar de este no tan nuevo lanzamiento.

En las canciones, que no se presentan en el orden en el que se publicaron, podemos detectar que este grupo mama del Hard Rock y el Metal más clásicos, lo que cristaliza en canciones contundentes con un cierto deje macarra que nos harán pasar un buen rato. Pero vamos a verlo con más calma.

Empezamos con “El flautista”, que se incluía en su primer EP “Empiezo a latir”, de 2015. Es una canción muy directa y cargada de contundencia que, desde el primer momento, ya nos deja claro que estos tíos están aquí para dar caña. Es un tema que va a funcionar muy bien en los conciertos, gracias a su letra directa y su estribillo “coreable”.

Seguimos con “Delirios de poder”, que se incluía en el EP que publicaron en 2019 con el título de “Cherokee”. Es otra canción que arranca con mucha fuerza y que, de hecho, encaja muy bien con la anterior. No obstante, sus estrofas se desarrollan con un ritmo machacón y vagamente denso, para después, cuando llegamos al estribillo, convertirse en todo un himno que funcionará muy bien en los conciertos y que a mí, a título personal, me puso a cantar como un loco en casa. Una pasada.

El tercer tema, “Sintiendo el Rock”, se incluía en “Cherokee”, y si inicia con tranquilidad y densidad para desarrollarse como un medio tiempo que, poco a poco, se va acelerando. Y es que si la palabra “Rock” están en el título, la canción tiene que ser un himno, y en eso la convierten CHEROKEE. En una canción que describe muy bien lo que todos sentimos en un concierto. Escuchadla.

La diversión continúa con “Al límite del juego”, que se publicó como single en 2018 y que después apareció también en “Cherokee”. Es una canción potente y, a la vez, sensual, porque precisamente de eso nos habla… de caer en la tentación.

Sin miedo” aparecía en “Empiezo a latir” y también en el single “Al límite del juego”. Es una canción directa y de estribillo pegadizo que se nos queda en la cabeza desde la primera escucha, pero, además, es una de las más conseguidas desde el punto de vista de la instrumentación, con un trabajo de las guitarras muy conseguido.

El siguiente tema es “Cherokee”, que dio título a su EP del año pasado. Empieza con mucha potencia, creando una atmósfera vagamente épica para hablarnos precisamente de los indios. Es una canción de estribillo muy conseguido y con unas melodías muy logradas en las guitarras.

Condición crítica” formaba parte de “Cherokee”, y empieza con mucha contundencia y un riff muy pegadizo. Es una canción que se desarrolla con mucha fluidez y que, desde el momento en el que empiezan las estrofas, demuestra que es una canción directa y muy potente. Su estribillo es funciona muy bien.

Como parte de “Empiezo a latir” se concibió “Noches de Rock”, el siguiente trallazo de este disco. Empieza con tranquilidad para luego acelerarse paulatinamente hasta convertirse en una canción de desarrollo un tanto macarra, sonando como un medio tiempo en las estrofas para luego ganar garra y potencia, sobre todo en su estribillo. Presenta un trabajo muy bueno con las guitarras

Empiezo a latir” ya daba título a su primer lanzamiento. Es una canción directa y muy potente, de desarrollo y sonido clásico, y que puede gustar mucho a los fans de los sonidos más macarras. Se incluye en esta canción un cambio de ritmo muy bien introducido, y también unos coros antes del solo que funcionarán muy bien en los conciertos.

La emotiva “Padre” se incluía también en “Empiezo a latir”. Es una canción escrita e interpretada con mucho sentimiento con la que se recuerda a quien falta. Es un buen ejemplo de la versatilidad de CHEROKEE, que pueden alternar los sonidos duros y cañeros con los más emotivos.

El disco se completa con dos bonus track, el primero es una versión de “Sin miedo” a dúo con Manuel Escudero, de SACRAMENTO, en la que la aportación de Manuel enriquece mucho el sonido de la canción.

El disco finaliza con “El traidor”, que es una versión de GOTTHARD que ya incluían en “Al límite del juego”. CHEROKEE llevan este tema a su terreno y hacen que sea una canción muy potente. Se inicia con una melodía de teclado que le da un toque casi épico, para luego desarrollarse con un sonido clásico. Una muy buena canción para cerrar el álbum.

Como vemos, este (no tan) nuevo disco de CHEROKEE es una buena oportunidad de tener juntas y “a mano” todas sus canciones, y así conocer el sonido directo y contundente de esta banda. Pero además, este disco es una joya también en lo físico, ya que viene editado en un cuidado digipack.
Una buena forma de disfrutar de todos los temas de CHEROKEE.
Vale la pena.

Tracklist:

1. El flautista
2. Delirios de poder
3. Sintiendo el Rock
4. Al límite del juego
5. Sin miedo
6. Cherokee
7. Condición crítica
8. Noches de Rock
9. Empiezo a latir
10. Padre
11. Sin miedo (con Manuel Escudero) (bonus track)
12. El traidor (bonus track)

CHEROKEE son:

Fran Vázquez: Voz.
Jorge Mújica: Bajo.
Gerardo Fernández: Guitarras.
Daniel Vázquez: Batería.
José Rubio: Guitarras (en directo).

Discográfica: El Chopito Records.

Puntuación: 9/10

Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos