CROWBAR – SEVER THE WICKER HAND

Crítica

Me ha costado mucho hacer esta crítica, ya que este tipo de metal no me acaba de convencer. Evidentemente es una opinión personal, por eso he tratado de hacer la revisión de este disco de la manera más objetiva posible, dejando atrás mis gustos. A CROWBAR tuve la ocasión de acudir a verlos el pasado año, cuando hicieron una gira entre la que estaban Hamlet, Armed for Apocalypse, ellos mismos y como cabezas de cartel Sepultura. Tiempo después puedo analizar con un poco más de profundidad ese concierto, además que me sirvió de referencia para tener claro el sonido que CROWBAR hace y lo cierto es que con este disco se me confirma que su estilo sigue siendo denso, crudo y áspero. Pero a la vez es un sonido honesto, sincero, es lo que les sale y que en directo lo disfrutan, aunque quizás no logren transmitir lo mismo al público.

Seis años han pasado desde su anterior lanzamiento, “Lifesblood For The Downtrodden” , ya que su líder Kurdt Windstein, ha estado compatibilizando este grupo con el otro que tiene, DOWN y con otro proyecto, KINGDOM OF SORROW. En este tiempo CROWBAR ha aumentado su estatus de banda de culto por este estilo Sludge & Doom Metal que practican y que es tan personal y fácilmente reconocible. Tras nueve discos, creo que si se mantienen ahí, aunque sea un proyecto casi personal, si que es por algo, de ahí que miremos un poco este disco.

No hay sorpresas, en este trabajo, ya que es su estilo y es lo que les ha hecho grandes y lo que ha hecho que estén aquí todavía. Además en la variedad está el gusto, y eso es algo que en este disco se encuentra. Aunque quizás la voz de Kurdt pueda ser monótona y lineal en ciertas fases del disco, sobre todo si te lo escuchas del tirón más de una vez seguida Su voz rota, rasposa y grave es la mitad del sonido CROWBAR, una banda que siguen ofreciendo prácticamente lo mismo de antaño.

Desde la primera canción el grupo nos enseña sus ideas, su estilo, su inconfundible sonido que apenas varía de una a otra canción, siendo “Isolation” “As I Become One” dos canciones en las que la sombra de su otro grupo paralelo, DOWN planea demasiado cerca como para que les pudiera servir en directo.

Con “Sever the Wicker Hand” , la canción que da título al disco, personalmente me encuentro con un tema que de primeras casi casi te entra, y con un tema asequible, rápido con cierta melodía, quizás un espejismo en ese mar de tranquilidad que practican tanto en estudio como en directo. “Protectors of the Shrine” “Cleanse Me, Heal Me” tienen esa misma onda que el título homónimo del disco, pero que no me resultan tan atractivas ni tan asequibles, pese a diferir de otras más pesadas y lentas.

La sorpresa total del disco se produce con “A Farewell to Misery” , ya que es un tema de corte ambiental, con un contraste con el resto del disco, que hace que haya una pausa en el mismo. Al piano está Duane Simoneaux y los coros de fondo son de Patrik Plata.

“Liquid Sky and Cold Black Earth”, “Let Me Mourn”, “Echo an Eternity” “Symbiosis” son una serie de temas doom puros, que alternan con los anteriores, y donde además de la pesadez de los ritmos, también está la gran duración de los temas, llegando incluso a los seis minutos.. Algo que para aquel que lo escucha por primera vez puede echarle para atrás, y pasar rápidamente buscando algo con más melodía y quizás ritmo, ya que el riff es bastante repetitivo de forma general en estos temas, y la voz te puede resultar un poco monótona.

Para mi el resumen que hago de este disco, es que el estilo de CROWBAR te tiene que gustar, sino el digerirlos se harta complicado llegando incluso a poder aborrecer. Pero entiendo a los que les gusta esta música ya que se el puede sacar mucho jugo. Quizás para el directo no es lo más adecuado, quizás lo mejor son temas donde se pueda corear o entrar a la gente de otra manera, pero al fin y al cabo son CROWBAR, y esta es su manera de hacer esta música y de disfrutar de la misma.

Tracklist:

  1. Isolation (Desperation)
  2. Sever the Wicked Hand
  3. Liquid Sky and Cold Black Earth
  4. Let Me Mourn
  5.  The Cemetery Angels
  6.  As I Become One
  7.  A Farewell to Misery
  8. Protectors of the Shrine
  9. I Only Deal in Truth
  10. Echo an Eternity
  11. Cleanse Me, Heal Me
  12. Symbiosis
  • Kirk Windstein – voz, guitarras
  • Matthew Brunson – guitarras
  • Patrick Bruders – bajo
  • Tommy Buckley – batería

Puntuación: 6

Discográfica: Century Media Records

Autor: José Esteban Egurrola

<< volver a discos