DEVIAN – GOD TO THE ILLFATED

Crítica

“God To The Illfated” es el título del segundo disco de DEVIAN. El grupo lanzó su debut a través de Century Media el año pasado y recibió muy buenas reviews. No era nada sorprendente que aquel trabajo fuese bueno, a tenor de la formación que reunía la banda. Capitaneados por el vocalista Legion (Marduk), DEVIAN es un grupo compuesto por conocidos y respetados músicos dentro de la escena del metal extremo. En este segundo trabajo las guitarras corren a cargo de Joinus (Incinerator, Nominon) y Tomas Nilsson (Suicidal Seduction) mientras que el bajo es para el genial Roberth Karlsson (Pan Thy Monium, Edge Of Sanity, Scar Symmetry, Facebreaker). Tras los parches se sienta Emil Dragutinovic (Nominon, Marduk).

Como podéis ver no es una sorpresa que “God To The Illfated” resulte un gran trabajo. Estilísticamente el disco puede encuadrarse dentro del Death Metal. “Mask Of Virtue” es la encargada de comenzar el album con toda la rabia de la que es capaz el grupo y pronto nos damos cuenta de que estamos ante un disco en el que no vamos a poder dejar de menear el cuello.

Al más puro Death Metal tenemos que añadirle unas gotitas de Thrash, un poquito de Black y una ligerísima dosis melódica en un par de temas y el resultado será el sonido que Devian ofrecen en este trabajo. Tras la explosión de “Mask Of Virtue” le llega el turno a “Assailant” que baja ligeramente las elevadísimas revoluciones de su predecesora y se muestra como un corte ideal para el headbanging y con cierto aire casi épico en el estribillo.

Sin embargo los dos temas anteriores quedan eclipsados por el tercer corte del plástico: “The Unspoken”. Se trata de una máquina de partir cuellos en las que las guitarras construyen un efecto melódico oscuro y atrayente, con cierto aire egipcio. Especialmente destacable es la labor de Legion a las voces junto al bajo de Roberth. Totalmente metidos en una espiral de brutalidad que gira al ritmo que marca la batería de Emil, el disco no nos deja recuperarnos de esta combustión de Death/Black y nos lanza contra “Saintbleeder”. Riffs cortantes se mezclan con otros tan contundentes como un yunke y la brutalidad que venían presentándonos hasta ahora le van a añadir ligeros toques melódicos en el estribillo, con unos coros de voz limpia que ponen los pelos de punta. Compositivamente es uno de mis temas preferidos, ideal para el directo.

Nuestras cervicales ya empiezan a quejarse pero aún nos queda un camino muy largo por recorrer. El quinto tema de este plástico se titula “I’m The Pariah” y es un medio tiempo clásico del Death Metal, con las revoluciones algo más bajas que los anteriores, pero con riffs y ritmos muy contundentes. Las guitarras y la voz se llevan en este tema la palma interpretativa. Conviene prestarle atención al solo, corto pero intenso. Aunque para mi gusto hay mejores temas en el disco, “I’m The Pariah” tiene madera para ser un fijo en los directos.

“God To The Illfated” recupera la energía y velocidad de “Mask Of Virtue” y le añade a los riffs cierto sabor thrashy. Es el tema que da nombre al disco y la verdad es que lo merece. Agresivo y con riffs muy pegadizos, el headbanging se hace casi involuntario. Emil Dragutinovic y Roberth Karlsson demuestran en este tema cómo tiene que sonar una buena sección rítmica con unas interpretaciones perfectas. “Summerdeath” vuelve a disminuir las revoluciones en un corte con cierto toque melódico en sus riffs. La buena elección en los arreglos le da al tema un aire diferente que consigue romper ligeramente la dinámica del disco y darle el punto de color necesario. “South Of Halo” y “Awaiting Doom” mantienen la dinámica del disco con una interesante unión de Death, Black y Thrash Metal. En “Awaiting Doom” nos encontramos con una curiosa sección instrumental central que no tarda en desembocar en una furiosa explosión de pura brutalidad.

“When The Vultures Have Left” es un tema mucho más alejado de todos los demás. Es el más largo del disco y comienza con una introducción instrumental y ambiental muy épica, con un sonido que nos trae a la mente historias de vikingos y tierras congeladas. Con una carga melódica notablemente superior a la que habíamos visto hasta ahora, el tema avanza en una composición muy bien trabajada. A pesar de la carga melódica y épica del tema, Devian consiguen mantener la energía y la garra de los temas anteriores.

Si tu disco no es la edición especial se acabará con este tema, lo que supondría un final de bandera. Sin embargo la edición especial del disco, presentada en Slipcase, contiene dos temas bonus “Reap The Storm” y “Raison D’etre”, dos cortes perfectamente encajables en la tónica general del disco.

En resumen, se trata de un buen disco de Death Metal con algunos elementos interesantes de otros estilos. La inclusión de algunas voces muy cercanas al Black era algo previsible con Legion tras el micrófono y añadido a los riffs más cercanos al Thrash que le añade Joinus, el resultado es más que interesante.

Puntuación: 8’5

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos