DIRTY SHADOW – YOU NEVER KNOW

Crítica

Desde Legazpi (Guipúzcoa) nos llegan DIRTY SHADOW, un huracán de heavy metal, presentando su primer disco auto-editado “You Never Know”.

Formados inicialmente como un quinteto cuando el grupo decidió tomarse las cosas en serio la cosa finalmente se quedó en cuatro miembros que por lo visto han estado haciendo los deberes desde 2006 hasta el día de hoy. Y digo esto porque en este “You Never Know” nos solo tenemos un disco fresco y divertido que echarse a los oídos, sino que tanto la producción como la presentación del disco y toda su parafernalia artística está más que conseguida y digna de ser la imagen de un debut en toda regla.

Así pues, Yerko Ortiz (Voz y guitarra), Xabi Castaño (Guitarra), Jorge Moro (Bajo) y Joseba Castaño (Batería), se presentan como un cuarteto de heavy metal que, si bien a tenor de su juventud tienen mucho camino por delante que recorrer, ya tienen mucho atajado con la edición de este profesional disco. El grupo se despacha a lo largo del plástico con 9 temas de una factura sobradamente preparada para enfrentarse a los exigentes oídos del fan medio actual apelando a la nostalgia de grandes de la escena como los omnipresentes IRON MAIDEN en plena lucha, dentro de la estructura de los temas y el formato de las guitarras del grupo, con las épocas doradas de gente como METALLICA o MEGADETH. El resultado de todo ello es un conjunto de temas con sentido, que apelan mucho al significado de las melodías asequibles dentro de la escucha de un heavy metal tan aparente y divertido como lleno de buen feeling y grandes maneras.

A la voz, su también guitarrista, Yerko Ortiz no es que pueda ser considerado como un gran cantante, puesto que más bien se podría decir que cumple su función de forma correcta pero si que aporta un puntito de personalidad a la interpretación de los temas. Y es que, en cierto modo, el registro del guipuzcoano tiene ese tono final que personaliza una voz media para convertirla en un sello propio, tal y como podría ocurrirles, y salvando por supuesto las distancias, a grandes de la escena como el “loco” Ozzy Osbourne o el inquieto Blaze Bayley.

Dentro de las composiciones del grupo reina un temple que hace difícil decir si nos encontramos ante medios-tiempos o piezas rápidas de puro heavy metal en muchas ocasiones. En cierto modo el grupo cabalga a medio camino entre ambos mundos y gusta mucho de las partes más calmadas y casi introductorias, donde el bajo de Jorge cobra una importancia absoluta, para pasar al más brutal desenfreno en las guitarras y solos combinados al más puro estilo maideniano.

El disco así reparte la balanza en temas enérgicos y divertidos como los iniciales “Falling to hell” y “Twister”, donde destaca, sobre todo, el trabajo pegadizo, ágil y animoso de las guitarras (en especial en esa segunda parte del tema donde todo se acelera para dar pie a una sección instrumental que promete ser rompedora en los conciertos del grupo, visto que el parecido con las cabalgadas al estilo de Iron Maiden es una de las cosas que más nos gustan a todos).

“Read My Letter” juega mucho más con provocar un sentimiento de nostalgia en el oyente, y por ello la progresión del tema, que comienza lejos de cualquier distorsión posible, va in-crescendo para llegar a romperse en un estribillo muy sentido que va dedicado a una madre perdida.

Con “Black Door” el grupo apuesta a dejarnos algunos retazos del thrash de bandas como Megadeth en un tema algo más oscuro y rasgado que los demás, donde el protagonismo absoluto se lo llevan las afiladas guitarras del final del tema.

La rapidez y algo de espíritu macarra son los protagonistas de un tema como “Dangerous Girl”, donde vislumbro cierto espíritu “motorhead”, mientras que el grupo se serena y se enfrenta a un tema totalmente instrumental muy completo en “No Light, No Shadow”. De nuevo en él hay un marcado apoyo entre las descaradas líneas de bajo y el juego de ambas guitarras en ofrecer una melodía asequible y con sentimiento.

“Back in the Rain”, el octavo tema, se presenta como un medio tiempo de carácter denso y poderoso que, si bien no marca un antes o un después en la música de este cuarteto si deja claro que son capaces de tener mucho temple a la hora de imprimir personalidad a estas composiciones.

Algo más insulso me ha resultado el último y noveno tema del álbum, “Shadows from the night”, al ser una composición cuya mayor virtud es la de acabar el álbum de forma rápida y contundente a las guitarras y con un gran protagonismo de la batería, que, por otro lado, no cuenta con la mejor parte en lo que a producción del álbum se refiere.

En definitiva, un buen disco de heavy metal de la vieja escuela realizado por jóvenes de hoy, con una estilo impecable en lo que ejecución se refiere, así como un buen dominio del idioma anglosajón, que únicamente adolece de ser, quizás, en exceso transparente con las influencias que pueblan sus composiciones. Por supuesto, esto último es un detalle que debería ir puliendo el tiempo así que, si lo que quieres es algo de heavy metal directo pero hecho con control y cabeza en este “You Never Know” encontrarás una buena ración de ello (y en vivo la cosa promete bastante más…).

DIRTY SHADOW son:

Yerko Ortiz – Voz y guitarra
Jorge Moro – Bajo
Xabi Castaño – Guitarra
Joseba Castaño – Batería

TRACKLIST:

01- …What Will Happen? (Intro)
02- Falling To Hell
03- Twister
04- Read My Letter
05- Black Door
06- Dangerous Girls
07- No Light, Now Shadow
08- Back In The Rain
09- Shadows From The Night

Puntuación: 7,25

Autor: Daniel Velasco

<< volver a discos