Drago – Vórtice

Crítica

Primer disco de la formación madrileña DRAGO, donde podemos encontrar en sus filas a Javier Cardoso (ex – Vita Imana), y a Rodrigo de Lucas a la batería (We All Fall), al guitarrista Iván Checa (We All Fall), además de al bajista Carlos Sobrino y al guitarrista Juan Manuel Viñas.

Y viendo de donde surgen, cual es su embrión, lo hemos seguido bien de cerca, para tratar de escucharlo lo más objetivamente posible y para tratar de entender que DRAGO nace de la necesidad de Javier Cardoso de seguir adelante. Puede parecer que es un proyecto personal, pero al final se ha demostrado que no, que DRAGO va más allá, además que ya nos lo contó en una entrevista que hicimos con él, (entrevista a DRAGO) y donde supimos un poco de ellos.

El disco se ha grabado, mezclado y coproducido por Carlos Mora en Black Noise Studios, y ha sido masterizado por Brad Boatright en Audiosiege Studios, Portland . Irene Natsume es quien ha hecho el diseño para de la portada y todo el artwork interior. El disco ha sido autoeditado.

A nivel musical, estaba claro que el disco no iba a ser una continuación de Vita Imana o un sonido We All Fall, sino, que tiene personalidad propia desde el principio, y que sobre todo basa su música en que es directa, cruda, con partes melódicas y partes guturales, con temas para directo, sin duda alguna.

“Vórtice” abre con fuerza el disco, dando ese golpe de efecto que se necesita para llamar la atención, lo que viene a ser la presentación de DRAGO en un primer riff. Ahí ya sabes que tienes que escucharlo hasta el final, no se puede quedar a medias tintas, ya que el Groove, las melodías vocales y la fuerza de esas crudas guitarras son la marca de identidad que deben evolucionar hasta la transición final de “Invisible”.

Cambios de ritmo, a veces sorprendentes, nos llevan a “Prima Nocte”, donde pasamos a uno de los temas más pesados, que además viene acompañado de un estribillo y una parte transitoria que lleva a que este tema en directo, seguro que es muy coreado, además de que me puedo imaginar a Javier Cardoso por el escenario botando hasta arriba, mientras que las afiladas guitarras de Juan Manuel Viñas e Iván Checa y la base del bajo de Carlos Sobrino y la batería de Rodrigo de Lucas, le dan la parte de fuerza complementaria. Un tema franquicia diría yo.

“Samurai” fue el primer tema que nos presentó DRAGO y la intensidad, la fuerza y la mezcla de estilos se denotaba ya. Con esos cambios de voces y un interludio marcado, sin duda llamó la atención de todos aquellos que esperábamos el primer tema de DRAGO, y que, personalmente me gustó mucho. Los elementos definitorios de su sonido se hacían presentes.

“Danna”conjuga elementos pasados con actualizaciones de su sonido, mediante unas partes melódicas que se sobreponen a los guturales. Pero ya con “Lobo” bajamos un poco el pistón de inicio, para ir subiendo y crear un riff y una fuerza entre todos que puede contener elementos pesados, junto con parte melódica, de transición y llegando a una rabia musical que explota al final. Sin duda un corte muy potente.

“El fantasma del espejo” sigue con esa faceta de combinación de sonido crudo, con movimientos vocales interesantes y partes que dan protagonismo a todos los componentes, y esas melodías del riff principal que derivan en un groove que le dan sello propio.

“Libérame” sale en potencia, con una base de bajo tras un comienzo ecléctico, que continúa en un groove pesado hasta el final, haciendo del mismo un tema potente. Además la letra no deja lugar a dudas que DRAGO no hay quien lo pare.

“No soy un error” juega con las partes más core del disco, junto con ese groove y sonido que han conseguido, y las líneas melódicos de guitarras y voces, para acabar creando una atmósfera interesante.

“Estrella del Norte” es un corte con mucha variación, velocidad e intensidad, además de una parte de vocal marcada, que nos lleva al final con “Invisible”, un corte melódico de salida, que aporta la tranquilidad final al disco..

Las letras corren de cuenta del propio Javier Cardoso, sobre sus sensaciones y vivencias o experiencias propias, y de ahí se puede intuir un poco de que puede ir cada tema. Hay que escucharlas en su contexto y sobre todo disfrutarlas con la música tan intensa y cruda que nos ofrece DRAGO.

La ruptura con el pasado es un hecho a través de “Vórtice”, y queda claro desde el primero hasta el último tema, que en conjunto se pueden sacar muchas influencias, y no cabe duda que han conseguido definir a DRAGO desde el primer hasta el último riff. Un sonido con muchos cambios, crudo en su conjunto y melódico en lo específico, con toques contundentes, partes que invitan a saltar y donde seguro que en sus conciertos lo veremos. Y también melodía, en su justa y adecuada medida, además de denotar que ha habido un fuerte trabajo en cada tema, no dejando nada al azar y haciendo que se pueda disfrutar en conjunto o por separado.

En mi caso, me lo he escuchado varias veces del tirón y también, según ocasiones por separado, y lo que más me llama la atención es que han conseguido tan pronto y con tanta claridad un sonido propio. Eso delata que tienen personalidad propia y que han venido para quedarse. O eso esperamos.

DRAGO son:

Voz – Javier Cardoso
Guitarra – Juan Manuel Viñas
Guitarra – Iván Checa
Bajo – Carlos Sobrino
Batería – Rodrigo de Lucas

Listado de temas:

1-Vórtice
2-Prima Nocte
3-Samurai
4-Danna
5-Lobo
6-El fantasma del espejo
7-Libérame
8-No soy un error
9-Estrella del norte
10-Invisible

Puntuación: 9/10

Discográfica: Autoeditado

Autor: José E.Egurrola

<< volver a discos