Dünedain – Memento Mori

Crítica

Tras «Pandemonium» hace ya tres años atacan con este «Memento Mori«, un disco que supone una evolución en los que se han atrevido a tocar varias ramas dentro del Metal. Grabado en los estudios Haro y bajo la dirección de Dan Díez vuelven con nueve temas bajo el brazo siendo este el segundo plástico desde que incluyeron a su nuevo vocalista Carlos Sanz y este ha sido el resultado…

La apertura del álbum se inicia con «Unidos«, más de 8 minutos de enérgico y rápido Power Metal con buenas melodías de guitarra y ese típico doble bombo marca del género, bajando por un momento la densidad cuando comienza a cantar Carlos y volviendo a estallar la rapidez con un estribillo muy marcado y que hace que se quede pegado en la cabeza, muy marca Dunedain. Un solo donde doblan las guitarras y con alguna parte contundente que gusta y que apetece escuchar una vez terminado dicho tema. Un gran comienzo y el mejor tema del disco todo sea dicho. Por un momento me viene a la cabeza Iron Maiden y su «Blood Brothers» y es que «Memento Mori» tiene unas guitarras muy similares que hacen recordar a la doncella, pasando por un ritmo que roza el folk y que a la par recuerdan bastante a los añejos Mago De Oz con una voz de Carlos algo parecida a Tete Novoa y Leo Jiménez quizás algo más personal, desgarrando y llegando a notas increíblemente altas. Guitarras acústicas que se intercalan con una bateria contundente y una vez más, un estribillo y melodia perfecta para saltar y corear en directo.

Es inevitable que se te venga a la cabeza a Rammstein en los primeros compases de «A un paso del cielo«, un tema de los más variopinto. Si bien el estribillo es marca de la banda, el resto de la canción se funde con elementos electrónicos, y un momento como en la parte instrumental que llega a gustar con ese toque metalcore agresivo y con gran pegada. Sin duda alguna en este álbum han querido innovar y atreverse con otras «etiquetas» quedando un curioso resultado.

El segundo sencillo de adelanto fue «Eterno» y con él bajan algo los decibelios, tiene un toque más rockero dando Sanz su punto dulce a la voz y sirviendo de apoyo con la de Tony creando buen feeling. Sin duda el estribillo es lo mejorcito de dicha canción formando una bonita melodía con apoyo de teclado y sin perder la crudeza de las guitarras como a lo largo del disco.

Asemejándose al tema principal del disco, «El viento de la batalla» tiene otra vez ese toque más Power metalero y con el que han querido contar con la colaboración de Tete Novoa desgarrando su garganta y en el que las otras dos voces de la banda se reparten el trabajo entre los tres quedando una combinación explosiva. Un tema que recuerda mucho a Saratoga todo sea dicho, con garra, con buena pegada en la batería a la par de melódico al más puro estilo de la banda madrileña.

Un cabalgante y agresivo ritmo de guitarra abre «Luchador» donde se unen el resto de los instrumentos instantes después para hacer ritmos complejos con toques progresivos increíbles rompiendo el tema y dejando por un instante la voz principal y el acolchado del bajo y teclado de fondo. Como siempre, un estribillo que engancha, muy hÍmnico y algunas partes «tenebrosas» que llegan a recordar a Nightwish o Children of Bodom por ese teclado y esa agresividad que se deja asomar. Musicalmente creo que es el que más me ha gustado y más currado veo de todo el disco.

«Venus» es quizás de las canciones que menos me han llamado la atención del disco. Bajan un poco la «marcha» con respecto a temas anteriores y aunque tiene de nuevo un buen estribillo, buen juego de voces entre ambos y un ritmo pegadizo y una vez más con respecto a este disco la veo diferente a lo que hayan hecho hasta ahora, se hace algo lineal y repetitiva sin muchos altibajos en él.

El romanticismo llega de la mano de «Siénteme«, la balada del disco con una lírica muy sentimental que comienza con teclado y con la colaboración de Rubén, vocalista de Débler donde tiene el privilegio de cantar toda la primera estrofa, a la que más tarde se une Tony, melodías cuidadas hasta el mínimo detalle que si bien empieza algo empalagosa la canción, luego rompe pero sin llegar una vez más a enganchar como anteriores temas.

 

Llegamos al último tema del disco «Hasta el fin» con el pistoletazo de entrada de Miguel Arias a la batería donde aprieta el doble pedal (sin pasarse) que aunque parece que vaya a ser un tema cañero de repente asoman guitarras acústicas llegando a notas folk donde una vez más me deja algo frío . Lo mejor de la canción es casi la parte final donde la parte instrumental queda increíble, la batería juega con el doble pedal y la guitarra le mete un solo frenético que lo une con un gran final y unos agudos increíbles.

Aunque para mí gusto empieza muy bien y termina algo flojo mentiría si no digo que es lo mejor que he escuchado de ellos desde aquel «Buscando el norte«. Han apostado e innovado explorando otros terrenos musicalmente hablando sin perder la esencia que les caracteriza. Es uno de los trabajos más interesantes de la banda y del estado este año y estamos ansiosos de verlos para presenciar este plástico en vivo donde muchos de los temas encontrados en este «Memento Morí» serán en un futuro himnos de la banda de ahora en adelante en los repertorios de Dunedain.

Listado de Canciones :

Unidos
Memento mori
A un paso del cielo
Eterno
El viento de la batalla (colaboración de Tete Novoa).
Luchador
Venus
Siénteme (colaboración de Rubén Kelsen)
Hasta el fin (colaboración de Álex García)

DUNEDAIN son:

Tony Delgado -Voces y guitarra
Carlos Sanz -Voces
Mariano – Guitarra rítmica
Miguel Arias -Batería
Alberto Velasco -Bajo y coros

 

Nota : 8/10

Discográfica: Autoproducido

Autor: Aitor Navarro.

<< volver a discos