ENR – EL NIÑO RUIDO

Crítica

Es extraño lo que me ha ocurrido con este grupo. Escuchándolo he descubierto lo camaleónica, viva y cambiante que puede ser la música pero, antes de adentrarnos del todo su música, os lo voy a presentar como es debido.

ENR o EL NIÑO RUIDO es un quinteto procedente de Las Palmas de Gran Canaria que lleva rondando por la escena local canaria durante varios años, más concretamente desde 2002, con muchos cambios de formación, algunos de nombre (antes han sido El Tercer Ojo o La Huella) y que, finalmente, se han decidido a emprender el vuelo del todo con un combo compuesto por Emilio Sánchez a la voz, Alfredo Ramírez a las guitarras, Rocío Torres al bajo y los coros y Rafa Suárez a la batería, si bien durante el tiempo en que la banda grabó esta segunda maqueta contaban en sus filas con las 6 cuerdas de Ale García.

Dicho esto, lo siguiente que sería menester contaros es el estilo en el que se mueven estos canarios pero aquí nos encontramos con un problema, puesto que ENR anda continuamente intentando escapar a esa manía que tenemos los que intentamos analizar un disco que es la de encasillar y etiquetar, una herramienta muy burda la mayoría de las veces, pero sin duda necesaria para dirigir, acotar y contextualizar las palabras referidas a algo tan subjetivo como la música. En este punto, por tanto, intentaré hacer justicia a lo ecléctico del quinteto comentándoos que se trata de un grupo de rock alternativo que se deja influenciar por los elementos progresivos, los cambios de ritmo, todos ellos al servicio de crear atmósferas cambiantes, de letras muy metafóricas y laberínticas, y melodías de guitarra y bajo muy camaleónicas, tanto que, como decía al principio, uno no sabe decidirse en ningún momento si el grupo se desenvuelve mejor en el idioma patrio o en sus composiciones en inglés, a pesar de que es el primero el que domina en número.

De entre las composiciones de esta maqueta podemos sonsacar influencias evidentes como los grandes U2, muy presentes en un corte como “Obsession of a killer”, el cual fluye con mucha luz durante sus cuatro minutos de duración, una gran y delicada voz de Emilio que se apoya en un constante bajo y una buena sucesión de guitarras limpias y semiacústicas relevadas por constantes riffs más desgarrados. De igual forma tenemos influencias de grupos como Alice in Chains o Soundgarden, así como letras que, en cierto modo, me han resultado inspiradas en algunos momentos en nuestros zaragozanos más internacionales, Héroes del Silencio. Esto nos ocurre en un corte como “Fricción”, probablemente lo mejor de este álbum en lo que a desarrollo compositivo se refiere, caracterizado por unas continuas guitarras muy opresivas que ganan enteros cuando las notas más dulces del estribillo se apoyan en los coros de Rocío.

Tenemos a Tool también danzando entre los cortes de este disco (sobre todo en “Living in a Circle”, la cual hace podium, junto a las dos anteriores comentadas, si nos referimos a las 3 pequeñas joyas del álbum) cuya producción adolece de presentarnos un bajo en ocasiones en exceso elevado de volumen, casi molesto diría yo, lo cual hace que algunas de las composiciones y cambios de ritmo de los temas se muestren confusos y no tan destacables como nos sugiere la interesante apuesta con la que se arriesgan continuamente los canarios.

El resto del álbum es un prometedor experimento de variaciones musicales y melodías entrecortadas que puede dar sus frutos de continuar por este camino, siempre enriqueciendo la voz principal con la genial aportación femenina de fondo (fundamental para formar la seña de identidad de ENR), pero al que aún le quedan algunos pasos para llegar a esa meta que significa el comienzo de un nuevo nivel y un reconocimiento mucho más extendido dentro del panorama nacional, puesto que también es cierto que hay irregularidad y cosas mejorables en esta segunda maqueta. De momento, por mi parte, animo a ENR a seguir experimentando e indagando en nuevas formas musicales que den sus frutos y perfeccionen composiciones tan interesantes como ese “Quiero No Quiero” que aparece a mitad de la reproducción del álbum. El camino es el correcto.

ENR son:

Emilio Sánchez – Voces
Alfredo Ramírez – Guitarra
Rocío Torres – Bajo y Coros
Rafa Suárez – Batería
Ale García – Guitarra (en este disco)

TRACKLIST:

01- Obsession of a Killer
02- Fricción
03- Silex
04- Living in a circle
05- Quiero no quiero
06- Ya es hora
07- La caverna (bonus track)

Puntuación: 6,5

Autor: Daniel Velasco

<< volver a discos