GOD DETHRONED – PASSIONDALE

Crítica

Después de tres años de silencio nos llega el nuevo disco de los holandeses God Dethroned. Con dieciocho años de carrera a sus espaldas ya se les puede considerar casi unos veteranos del Death Metal. En este 2009 a muchos se os vendrá a la cabeza uno de sus discos más laureados “Bloody Blasphemy”, que recibió en 1999 el beneplácito de crítica y público. Diez años después de uno de los éxitos más importantes de su carrera el grupo pone en el mercado un nuevo trabajo que ya desde el primer momento prometía ser interesante.

El nuevo disco cuenta con diez temas y lleva por título “Passiondale”. Se trata de un trabajo conceptual cuya temática se basa en la Batalla de Paschendale o Tercera Batalla de Ypres, en 1917, siendo una de las mayores batallas de la 1ª Guerra Mundial y también una de las más mortales, con cerca de 560.000 bajas registradas oficialmente entre ambos bandos, de los cuales noventamil nunca fueron identificados y 42.000 cuerpos no pudieron recuperarse.

Plasmar el horror de una batalla así en un disco no debe ser fácil, pero con semejante tema si el trabajo se hace bien, el resultado puede ser realmente bueno. “The Cross Of Sacrifice” sirve de intro para este trabajo y nos va introduciendo en un ambiente de batalla, con apropiados sonidos y una sugerente narración.

Ypres era una región pantanosa, plagada de humedales y lagos de cieno en los que los soldados quedaban atrapados e incluso morían ahogados, hundidos por el peso de su equipo. El fuego pesado y las bombas hacían saltar la tierra dejando enormes cráteres y usando el campo de batalla como metralla. Los cadáveres y las condiciones de aquel terreno hacían el aire casi irrespirable.

“Under A Darkening Sky”, “No Man’s Land” y “Poison Fog” nos cuentan como comenzó la batalla y nos explican las condiciones del emplazamiento y los horrores que se cometían. La batalla de Paschendale tenía como objetivo recuperar Ypres para el bando Aliado y ejercer el mayor número posible de bajas en las defensas alemana. Sin embargo el bando Alemán se había hecho fuerte en la zona y las condiciones del terreno dificultaban un asedio y una incursión como la que se pretendía.

Durante las cargas contra el bando enemigo, aliados y alemanes caían por miles, mientras los supervivientes veían como los cuerpos de sus compañeros y amigos se hundían para siempre en el cieno. “Drowning In Mud” es la forma en la que God Dethroned nos relatan esta situación. El disco al completo es una brutal colección de riffs, sostenidos por una sección rítmica impecable, constante y más que potente.

Con “Passiondale” y “No Survivors” el grupo nos va a contar como los soldados se percatan de que nunca saldrán de aquel lugar, de aquella batalla; una lucha en la que tenían muy poco que ganar (Ypres era una posición estratégica importante, pero no determinante e incluso podría resultar prescindible) y mucho que perder. Una guerra en la que ya solo combatían para terminar y poder escapar de aquel horror.

“Behind Enemy Lines” y “Fallen Empires” nos relatan el final del cruel enfrentamiento, la matanza, los soldados heridos tras las líneas enemigas, la retirada final del bando alemán. Con “Artifacts Of The Great War” pondremos fin al disco.

Aunque finalmente los Aliados consiguieron recuperar las posiciones que perseguían, no se puede hablar de una victoria, ya que fue el bando que más bajas recibió en sus filas, con 300.000 muertos. Tampoco el bando Alemán obtuvo un buen resultado. Aunque causo grandes bajas en los aliados y sufrió menos, perdió una posición que, más moral que estratégicamente, resultó determinante en su derrota final.

Los únicos que pueden decir que han ganado con esta batalla son God Dethroned, que con Passiondale nos presentan un trabajo de una factura bastante alta, en mi opinión mejor que su anterior “The Toxic Touch” y con un desarrollo tanto lírico como musical excelente. El grupo ha sabido reflejar con su música lo cruento de aquel enfrentamiento, lo terrible de la batalla, ofreciéndonos toda la agresividad de la que son capaces. Un disco muy recomendable para fans del grupo y del género.
Puntuación: 8

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos