JUICIO DE DIOS – MARES DE DOLOR

Crítica

Desde Valencia nos llega el primer álbum oficial de JUICIO DE DIOS. Tras casi 10 años de existencia, una maqueta grabada en 2003 (“Al Amanecer de los Tiempos”) y varios cambios de formación, vocalista incluida, llegan a 2008 con una formación realmente potente, conjuntada y con muchísimas ganas de agradar. Ésta es la primera idea que surge tras un buen número de escuchas a “Mares de Dolor”, el disco que ahora nos ocupa.

Bajo una portada muy acorde con el título del álbum y tan sentenciadora como el nombre del grupo (para gusto de un servidor no excesivamente afortunado y que corre el peligro de ser reducido por los fans a “Juicio” en un futuro…) se esconde uno de los mejores debuts de power metal que un servidor ha escuchado desde hace tiempo. Si bien la producción siempre es mejorable, “Mares de dolor” es un primer disco más que digno en ese aspecto y mejora la impresión en las formas que destila el grupo a lo largo de 10 cortes que se extienden en el tiempo muy por encima de la media habitual, llegando a los casi 70 minutos de reproducción en total.

Así pues, el tiempo es una característica muy definitoria de la forma de JUICIO DE DIOS de plasmar su música y sus creaciones. Sin miedo de alargar su power metal para incluir detalles que enriquezcan los temas, se despachan con cortes que casi no bajan de los 6 minutos la mayoría y en general ninguno de los 5. Es cierto que en algunos casos puntuales bien habrían hecho en acortar algún tema para ofrecer algo más directo (véase “Cielo Sin Luz”) pero en su mayoría la calidad con que entrelazan la estructura de los temas con nuevos y ricos solos de guitarra hace que el disco gane con las escuchas.

Veo que he dicho power metal pero llevaría a la confusión si me quedara en esa escasa y ambigua definición de la música de JUICIO DE DIOS. Avalanch, Dark Sun, Stratovarius o Lana Lane serían bandas referencia para el grupo valenciano y, si de adjudicarles un estilo se tratara éste sin duda sería el nombrado pero con los adjetivos añadidos de melódico y sinfónico. Se gustan en composiciones muy dulces, muy inspiradas en la temática que tratan y de mucha profundidad compositiva. No es una serie de temas rápidos de doble bombo y altos agudos sino más bien un juego con la sección más espiritual del estilo, con continuos escarceos hacia partes más progresivas y elaboradas y otras con cierto aire hard rockero, punto en el que es determinante el tipo de voz de su actual y estupenda vocalista, Neus Ferri.

Con un registro de gran presencia y muy asequible gracias a su acercamiento a tesituras más del rock y el pop la voz de Neus lleva la música de estos valencianos a una dimensión realmente destacable donde tampoco se corta a la hora de alcanzar registros más altos y grandilocuentes. De lo mejorcito del grupo.

Si añadimos a todo esto unas líneas de teclado que encajan a la perfección con el sentimiento de cada uno de los temas del disco tenemos lo comentado al comienzo de esta review. Un disco que te ofrece la posibilidad de cerrar los ojos y dejarte llevar a través de unas letras caracterizadas por el contenido ecológico, de ensalzamiento de las maravillas de la naturaleza que nos rodea, la comunión con ella y el esparcimiento del ser en las bondades de la vida en general. Tremendamente optimistas sin caer en lo más fácil del concepto.

En cuanto a los temas que componen “Mares de Dolor” existen las típicas propuestas rápidas y directas del estilo como “La luz del sol”, “Entre mundos” o “Las voces del mal” pero son los menos. Se nota que a los valencianos les gusta desarrollar sus letras en el más amplio contexto musical posible y para ello nos entregan temas más lentos, más elaborados, más dulces y sobre todo de una grandeza exquisita como “Viento Solar” o “Nómadas del mar”. Realmente sentidos y profundos.

En muchas ocasiones el grupo introduce coros masculinos que quizás están algo faltos de presencia y cojean respecto a las capacidades técnicas de su vocalista pero igualmente cumplen su intención de enriquecer los temas más largos con nuevos detalles. Así mismo cuenta con dos colaboraciones estelares de dos grandes voces del heavy metal actual en nuestro país. La primera es la de Manuel Rodríguez, en el tema “No hay rival” donde el enorme vozarrón del vocalista de Sphinx se despacha a gusto con todas sus virtudes. En ese momento aprecias quizás la fuerza que le falta al grupo en algunos temas pero a su vez disfrutas del chorro vocal de un tema perfectamente pensado o adaptado para Manuel. Con tramos hablados incluidos es un tema que, principalmente, denota dos cosas: la dedicación con la que el grupo ha preparado el disco y lo grande que es Manuel Rodríguez en su trabajo. La segunda colaboración es la de Dani G. de Dark Sun, en “Cielo Sin Luz”, un tema que a mi entender está alargado en exceso y que, personalmente, me ha dicho más bien poco. Grandes coros y buen medio tiempo… pero le falta algo.

Quizás en un futuro la banda debería optar por intercalar en mayor número temas más directos y asequibles como “Al Alba”, que, con pegada, dotes pegadizas y muy completo, se perfila como el single perfecto para este disco, pero sin duda merece la pena acercarse a las composiciones más grandes de una banda que lo tiene todo para sacar la cabeza dentro del difícil panorama nacional.

Genial debut que demuestra que la salud o calidad del heavy metal nacional se encuentra tan bien como siempre y muy por encima de la dedicación que la grandes discográficas entregan a los grupos. Sonoramente aceptable, estilísticamente original, interpretativamente sentido y musicalmente gratificante. ¿Se puede pedir más? Esperemos que a JUICIO DE DIOS si se pueda.

Juicio de Dios son:

Neus Ferri – Voz
J. Miguel De La Torre – Guitarra
Rafael Such – Guitarra
Miguel Alejandro – Batería
Daniel Pérez – Bajo
Héctor Sierra – Teclados

Tracklist:

01- La Luz del Sol
02- Mares de Dolor
03- Entre Mundos
04- Viento Solar
05- No Hay Rival
06- Nómadas del Mar
07- Al Alba
08- Cielo Sin Luz
09- Las Voces Del Mal
10- Eterno Caminar
Puntuación: 8

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos