KORPIKLAANI – KORVEN KUNINGAS

Crítica

Korpiklaani vuelven a la carga, ni más ni menos que al envidiable ritmo de un disco por año. Así llevan desde el inicio de su carrera como Korpiklaani en 2003, con la excepción del año 2004 en el que no lanzaron nada al mercado, y además en cada disco vienen dejando calidad y nuevas ideas sobre el Folk Metal.

Korven Kuningas se titula el disco, y significa “Rey de lo Salvaje”. En lo referente al estilo, es Korpiklaani puro y duro. Folk y muchas ganas de divertirse, unas veces a la velocidad del rayo y otras a mid-tempo. Respecto a la potencia, los fans de la banda habrán visto que hay discos más potentes y otros más ambientales. Podríamos decir que este último trabajo está entre la fuerza arrolladora de Tales Along This Road y su anterior esfuerzo, el interesante Tervaskanto (Tocón Resinoso, si os preguntáis que significa eso). Antes de entrar a los temas veamos el lineup:

Jonne Järvelä (Voz)
Cane (Guitara)
Jarkko Aaltonen (Bajo)
Matti “Matson” Johansson (Batería)
Jakko Lemmetty (Violín, Gaita, Flauta, Jouhikko)
Juho Kauppinen (Acordeón)
Juha Jÿrkas (Voz, Kantele)

Y el disco arranca con un tema potente, Tapporauta. Como en todo Korpiklaani, lo primero es divertirse, y aquí lo tenemos fácil. Buen tema con un estribillo muy pegadizo, ideal para pasar un buen rato. Otra de las características interesantes de Korpiklaani es que algunos temas los dirige un instrumento y otros los dirige otro diferente. En este caso tenemos un tema metalero, guiado por unas potentes guitarras y una batería muy en la línea de Korpiklaani.

Metsamies es tema para el violín y el acordeón. En temas como este vemos el tremendo valor de las melodías Folk, que con su simplicidad a veces pueden transmitir mucho más que un arpegio tocado a la velocidad del rayo (sobre todo si el proceso se lleva repitiendo desde 1984). Tema que retoma el estilo más Folk de Korpiklaani, en la línea de viejas glorias como God Of Wind, y sobre todo Viima. Si queremos ponerle pegas, hay una: la repetición. El tema es muy simple en estructura, y se repite muchas veces, pero justamente ahí está el encanto de este estilo, que parece que nos lleva a una fiesta en el bosque en el que una canción suena y suena sin parar, llevándonos por aquellos paisajes salvajes y nevados.

Y después de esto, cambiemos totalmente de actitud. Vamos a por un tema algo extraño, más complejo y que parece una mezcla de todo lo que saben hacer Korpiklaani, desde sus lejanos inicios cuando aún eran Shaman allá por 1993 hasta sus más recientes trabajos. Keep On Galloping es además el primer single, lo que sin duda va a ayudar a que este disco se dé a conocer. Una nota curiosa, para los fans de la banda: el tema parece la continuación de la canción de 2003 Juokse Sinä Humma (Sigue Corriendo, Caballo Mío).

Sigamos adelante con Northern Fall, un tema que al completo parece sacado de los trabajos de Shaman. Esto quiere decir que lo fundamental no es la fuerza ni la diversión por un tubo, sino el Folk más auténtico. La percusión ayuda lo que no está escrito a mantenernos en esta fiesta en los bosques escandinavos, y el estribillo además nos lleva a tiempos pasados de verdad. Merece la pena dejarse llevar por música como esta.

Pero si en vez de esto preferimos un Folk más accesible y directo, pasemos a Shall We Take A Turn? Otro tema como la enorme Metsamies, entregada al violín y al acordeón, y además en este caso estamos ante una instrumental. Korpiklaani son bastante aficionados a incluir temas instrumentales en sus discos, cosa que siempre es de agradecer porque demuestra que también son capaces de transmitir sin voz ni letra. Y ahora que estamos animados nada mejor que seguir adelante por este camino…

Paljon on Koskessa Kiviä es otro tema muy animado, pero tiene cierto aire melancólico, lo justo para no estropearnos la fiesta. Tal vez nos encontremos ante un tema un poco traído por los pelos, ya que no parece del todo esencial para el disco, si no fuera por la genialidad que tiene en el minuto 2. Escuchadla y juzgad…

Ali Jaisten Vetten sí que es un tema para pasárselo bien, y además recomendable para los más metaleros. Estribillo muy pegadizo, guitarras fuertes y una melodía que se mezcla perfectamente con el resto de los elementos. Más Korpiklaani de pura cepa.

Y Gods On Fire ciertamente no es lo que esperaríamos de esta gente. Tema triste que contrasta por completo con el resto del disco. La melodía, al igual que en otras baladas de Korpiklaani (como la genial Kädet Siipinä) es fuerte como la madera de aquellos bosques, y al mismo tiempo se mueve como el viento suave sobre la nieve. Un tema de nuevo para dejarse llevar, y con la voz de Järvelä como contraste, que vuelve a usar algunos de los recursos del primer disco de la banda como Korpiklaani, aquel Spirit Of The Forest que tantas buenas reviews recibió por su originalidad. Un buen tema que da la nota de variedad al disco.

Kantaiso es su opuesto. Tema rápido y furioso, ahora lo que toca es divertirse como una bestia. Poca melodía en las estrofas y mucha en los puentes, y un estribillo pegadizo para montar un tema sólido y cambiante, aparte de ser lo más potente escuchado hasta ahora en este disco. No llega a las estratosféricas velocidades de los temas de Tales Along This Road, pero sin duda da resultado.

Kipumylly es de nuevo una vuelta a los primerísimos tiempos del grupo. Otra vez la percusión nos da la pista, aunque está acompañada por un violín genial que lleva el peso del tema. Hay que reconocer que Korpiklaani han sabido sacar gran provecho de este instrumento que tristemente en muchos grupos Folk sólo sirve como adorno. Aquí el violín es más importante que la guitarra, y es el hermano perfecto para el acordeón y la ocasional flauta. Buen tema que de nuevo nos cambia de registro, y nos conduce a algo bastante diferente.

El mejor tema del disco, en competencia directa con Metsamies. Suden Jioku es a la vez complejo y directo, con una melodía Folk y un ritmo cambiante que suele moverse por un inestable mid-tempo que acelera y frena dependiendo de las partes. Un tema muy inesperado para Korpiklaani, pero sin duda un paso adelante en calidad musical en el sentido de que se aporta algo nuevo. Totalmente recomendable, pero no nos podemos quedar aquí porque el disco todavía no ha terminado.

Runamoine es bastante más estándar en apariencia, pero pronto se revela como una mezcla de guitarrazos, ideas de los tiempos de Shaman, melodía Folk y la velocidad endiablada de temas de otros discos como la divertida Happy Little Boozer. Alguna idea más al bote de Korpiklaani, que ya es todo un manual de cómo hacer Folk Metal, dejando bien claro que esto es Folk y también Metal. Y mención especial para el endemoniado solo de acordeón, que da al tema un aire muy particular.

Nos vamos acercando al final con Syntykoski Syömmehessäin. Tema oscuro y extraño que tampoco parece propio de Korpiklaani, pero que da una nueva nota de variedad en la mezcla. Aunque en la parte central del disco puede haber habido cierta falta de inventiva, hace un buen rato que vemos muchas cosas nuevas. En este tema la flauta es fundamental, mientras ayuda a dar consistencia a la extraña mezcla instrumental que podemos escuchar. Tema para escuchar sentado, y no demasiado divertido, pero fundamental en el disco. Por primera vez no sacudimos la cabeza ni seguimos el ritmo con el pie en este disco.

Y llegamos al final de este viaje con el tema homónimo. Pero… dura más de 20 minutos. En realidad es más corto porque una gran parte es sonido ambiental de tambores. El tema en sí tiene una intro totalmente Folk que se acaba convirtiendo en un trallazo instrumental con unas ideas muy claras, y que parece querer describirnos al propio Rey de lo Salvaje del título. Y vaya si lo consigue, y más con esos cerca de 15 minutos de tambores ambientales, que rematan el disco y parece que nos dejan perdidos en un bosque.

Y hasta aquí un disco decididamente divertido y que al mismo tiempo es capaz de poner variedad sobre la mesa sin dejar de ser Korpiklaani en estado puro. No revolucionará el mundo pero sin duda nos dará diversión a raudales mientras mantiene una calidad respetable.

Por cierto, hablando de significados, Korpiklaani quiere decir “Clan del Bosque”

Puntuación: 7.6

Autor: Javier Vázquez (Kapu)

<< volver a discos