LIZZIES – END OF TIME

Crítica

Desde Madrid llegan LIZZIES, una banda de Heavy Metal formada por cuatro chicas muy jóvenes que tomaron su nombre de la banda callejera que aparece en la peli The Warriors (Los amos de la noche), de Walter Hill. El origen del grupo se remonta al año 2010, cuando, con solo 16 años, la guitarrista Patricia Strutter y la bajista Motorcycle Marina unieron sus fuerzas, quedando la formación completa cuando dos años después se sumaron al proyecto la cantante Elena y la batería Lucía Xauri. Después de grabar una demo gracias a la cual han tocado en Portugal u Holanda, este año han presentado su EP “End of time”.
La música de estas chicas es un Heavy Metal de corte ochentero, muy influído por bandas como SAXON o IRON MAIDEN, que interpretan con las ganas, la rabia y el descaro que son propios de la gente tan joven. Los cinco temas que forman este EP, que juntos suman alrededor de veinte minutos, son macarras y divertidos, y tienen ese regusto a sonido un poco añejo, aunque no anquilosado.
El disco empieza con “Sacriface”, una canción de riff muy reconocible y de mucha contundencia. Su desarrollo es muy dinámico, con mucha velocidad, haciendo que sea una canción perfecta para los conciertos. La voz tiene un deje macarra que llama mucho la atención, encajando de forma ideal con los instrumentos. Los coros que se escuchan por encima del final del solo funcionarán muy bien en directo, igual que los cambios de ritmo del tema, que sirven para dar más viveza a la canción.
Seguimos con “Blindslave”, un tema que empieza con un riff casi hipnótico y épico, que después se desarrolla con mucha fuerza, recordando bastante a los primeros IRON MAIDEN. De nuevo, una voz macarra nos va guiando por el tema, por encima de unas melodías de guitarra muy reconocibles. El solo, de sonido muy clásico, está muy conseguido.
Con mucha fuerza empieza “Speed on the road”, una canción muy cañera y rápida, de sonido muy clásico y crudo. Es un tema sencillo pero muy resultón que se queda en la cabeza desde el primer momento, gracias sobre todo a su pegadizo estribillo, que el público coreará con ganas en los conciertos. Después del solo se escuchan unos coros que funcionarán muy bien en directo.
Otro tema que empieza con fuerza es “Heavy Metal warriors”, toda una declaración de intenciones interpretada a mucha velocidad y con muchas ganas, buscando un sonido cargado de contundencia. Es una canción sin artificios pero que tampoco los necesita para llamar la atención desde el primer momento.
Con los graznidos de un cuervo empieza el tema que cierra el álbum, el mismo que le da título. Comienza con cierta densidad, con unos suaves punteos de guitarra, pero muy pronto se acelera y se desarrolla con la misma rabia que las demás canciones. Es un tema de mucha velocidad y de estribillo muy pegadizo, ideal para el directo, y que resume a la perfección el estilo de LIZZIES.
Como vemos, estas chicas han creado cinco canciones que son pura diversión, cargadas de caña y de actitud metalera. El sonido que consiguen es muy crudo y directo, y casi da la sensación de que han querido capturar la rabia propia de un concierto. La única pega que le veo es que, al tener solo una guitarra, durante los solos el sonido resulta un tanto “desnudo” al faltar por debajo una guitarra rítmica.
Todavía tienen que seguir trabajando, pero, de momento, tienen muy buenas ideas de las que partir.

LIZZIES son:

Elena Zodiac: Voz.
Patricia Strutter: Guitarras.
Motorcycle Marina: Bajo.
Lucía Xauri: Batería.

Track list:

1- Sacrifice.
2- Blindslave.
3- Speed on the road.
4- Heavy Metal warriors. 5- End of time.

Discográfica: Autoproducido.
Puntuación: 7/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos