ROB ZOMBIE – THE ELECTRIC WARLOCK…

Crítica

El próximo 29 de abril, Rob Zombie regresa con este nuevo material discográfico, de inacabable título “The Electric Warlock Acid Witch Satanic Orgy Celebration Dispenser”. Publicado por T-Boy y Universal Music Enterprises, éste resulta el sexto álbum de estudio de Rob Zombie, grabado y mezclado en los Goathouse Studios, nuevamente con Ginger Fish a la batería, más los ya habituales John 5, a la guitarra, y Piggy D, al bajo, y producido por Chris “Zeuss” Harris. Siguiendo el estilo de Zombie, el diseño del álbum y su carátula son tan provocativos como de costumbre, y no dejan indiferente a nadie, con ese trabajo artístico tan atrayente de Alex Horley.

El primer tema, “The Last Of The Demons Defeated”, sirve de introducción. Es un “Teenage Nosferatu Pussy”, del anterior disco, pero a medias. Me explico: la estructura y el riff son semejantes, pero la canción queda mutilada al minuto y medio. “Electric Warlock Acid Witch” es lo único que se repite en la letra, y la verdad es que el tema queda “cojo”. Con un desarrollo más trabajado, hubiéramos tenido una buena canción. La siguiente, “Satanic Cyanide! The Killer Rocks On!”, no llega a tres minutos; un tema calmadito, casi chill out, y con guitarra acústica para rematar. Bastante oscura, sobre todo al aparecer los cantos gregorianos del final. No está mal.

Rob Zombie - Electric Warlock - banda

En tercer lugar; “The Life And Times Of A Teenage Rock God”. Otro corte que no llega a los tres minutos (esa es la tónica de todo el álbum), y en el que no se para de repetir “Teenage Rock God”. La canción, un medio tiempo pesado, tiene una base electrónica interesante, con cierto aire “Mariachi” que le imprime John 5 al final, y en ella Rob se mantiene en su registro más grave todo el tiempo. Tras ésta, el primer tema que se dio a conocer del disco; “Well, Everybody’s Fucking In A U.F.O.”; un single evidentísimo. Con letra surrealista y cachonda, la canción funciona perfectamente como presentación del disco. El clip es de lo mejor. Dirigido, una vez más, por Rob Zombie.

Nos encontramos, tras el single, con una “A Hearse Overturns With The Coffin Bursting Open”, que se desarrolla a golpe de acústica. Es un interludio instrumental que podría encajar en cualquier film del director. Tras él, un “The Hideous Exhibitions Of A Dedicated Gore Whore”, con un teclado Hammond que nos hace viajar a los queridos setenta de Zombie. La melodía es pegadiza, de las que entra a la primera, y nos recuerda gratamente a temas como “What?” o “Werewolf Women Of The SS”, de “Hellbilly Deluxe 2” (2010). En séptimo lugar, un electrónico “Medication For The Melancholy”, con aires al “Super-Charger Heaven” de WHITE ZOMBIE, que es otro de los mejores del disco. Más electrónica en “In The Age Of The Consecrated Vampire We All Get High”, con un Rob que rapea las letras, más que nunca, y con un trabajo interesante de John 5 a la guitarra.

Super-Doom-Hex-Gloom Part One”, sirve nuevamente de interludio, para luego toparnos con otra rapeada “In The Bone Pile”, que ahí queda. Quizás es una de las que más desapercibida pasa del redondo, al contrario que “Get Your Boots On! That’s The End Of Rock And Roll”, que mucho recuerda al “Dead City Radio And The New Gods Of Supertown”, del anterior “Venomous Rat Regeneration Vendor” (2013), o, regresando más atrás todavía, a ese “The Scorpion Sleeps“, de “Educated Horses” (2006). Una de las más heavies del disco, ¡y la más larga! (cinco minutos y medio), es “Wurdalak”. Ésta sí que es equiparable a “Teenage Nosferatu Pussy”, en cuanto a composición, luego, gracias al piano, se torna en una melancólica pieza melódica, a lo John Carpenter en el tema principal de “Halloween” (1978). Genial cierre.

Como músico, Rob Zombie ha retado continuamente a su audiencia, estrechando las fronteras entre música y cine, y aquí, en “The Electric Warlock Acid Witch Satanic Orgy Celebration Dispenser”, vuelve a demostrarlo. No cabe duda. El disco está realmente bien. Ofrece un sonido tremendo y gustará a los fans declarados de Zombie. Incluso puede que en la producción recuerde a su primer y exitoso disco “Hellbilly Deluxe”. Lo que ocurre es que media hora de música suena casi a broma, por no hablar de los títulos: imposibles de memorizar. Temas de tan poco minutaje, tal vez, no sacien a los más exigentes. Mucho estribillo que se repite, mucha electrónica, y buen guitarreo, eso sí, que es en el fondo lo que interesa, pero poca progresión.

Teniendo buenas composiciones en su interior, da la sensación de disco poco trabajado. Casi de compromiso. Tampoco pedimos un “The Astonishing” (2016), de DREAM THEATER, pero sí más partes de guitarra: por ejemplo solos. Que no quede tan desaprovechado un talento como el de John 5. Como ya podíamos presuponer, “The Electric Warlock Acid Witch Satanic Orgy Celebration Dispenser” sigue la senda del anterior disco, en el que ya se apreciaba un gradual estancamiento compositivo de Zombie. Parece ser que Rob se siente cómodo con esa forma de hacer canciones, cortas y efectivas, o al igual el cine ha pasado a ser una prioridad que antepone a los discos.

Banda:

  • Rob Zombie: Voz
  • John 5: Guitarra
  • Piggy D: Bajo
  • Ginger Fish: Batería

 

Listado de temas:

  1. The Last Of The Demons Defeated
  2. Satanic Cyanide! The Killer Rocks On!
  3. The Life And Times Of A Teenage Rock God
  4. Well, Everybody’s Fucking In A U.F.O.
  5. A Hearse Overturns With The Coffin Bursting Open
  6. The Hideous Exhibitions Of A Dedicated Gore Whore
  7. Medication For The Melancholy
  8. In The Age Of The Consecrated Vampire We All Get High
  9. Super-Doom-Hex-Gloom Part One
  10. In The Bone Pile
  11. Get Your Boots On! That’s The End Of Rock And Roll
  12. Wurdalak

 

Puntuación: 08/10

Discográfica: T-Boy/UME

Autor: Ivan Allué

<< volver a discos