RUMPELSTINKIN – DEL LADO DE LOS MALDITOS

Crítica

RUMPELSTINKIN es el impronunciable nombre de una banda barcelonesa que, después de presentarnos en 2014 su EP “Bendita sea tu ira”, nos presentan ahora su primer disco de larga duración, “Del lado de los malditos”, en el que nos regalan diez canciones en las que podemos notar la experiencia de tres músicos de trayectorias sobradamente conocidas en diversas bandas.
¿Y qué vamos a encontrar en “Del lado de los malditos”? Pues diez canciones de puro Rock, sin concesiones, cargadas de rabia, mala leche, diversión y ese toque macarra que tanto nos gusta. Sin embargo, si prestamos atención a las letras de las canciones, nos daremos cuenta también de que son letras muy comprometidas y pegadas a la realidad de nuestra sociedad, con una carga crítica muy grande e incluso con una serie de enigmas por descubrir. Pero vamos a verlo con más calma:
Empezamos con “Tu payaso”, una canción de arranque rápido y muy contundente, que después se desarrolla de manera muy fluida hasta llevarnos a un estribillo muy bien introducido y que funcionará muy bien en los conciertos, por su estilo desafiante y un tanto arrogante. Musicalmente es una canción en la que la guitarra suena con un riff muy reconocible y un solo de mucha calidad.
La diversión sigue con “Duro y a la cabeza”, una canción que, con su inicio contundente, va justamente así. Además, en ella van metiendo una serie matices que en la canción anterior no notábamos, y así se desarrolla con cierta densidad, pero con unos cambios de ritmo que enriquecen la canción de manera muy clara. Es otra canción directa y cañera, que funcionará muy bien en los conciertos.

rumpelstinkin

La siguiente canción es “El juego de la mordaza”, en la que ya vemos esa vena crítica y ácida que decíamos antes, con su crítica a la llamada Ley Mordaza, jugando, en su pegadizo estribillo, con un enigma que se refiere precisamente a eso. Es otra canción potente y con la que el grupo ya nos deja claro que su intención es la de no dejar títere con cabeza.
Con un sonido clásicote empieza la potente “Blanco fácil”, una canción cuyas estrofas se desarrollan con la voz explicando los males de nuestra sociedad y sonando por encima de un ritmo muy rápido. Su estribillo, muy guerrero, es toda una declaración de intenciones de unos músicos que no quieren callarse antes de terminar de decir claramente lo que piensan.
Malote” es una crítica a muchos grupos actuales en los cuales prima más la imagen y el marketing que las buenas ideas y las buenas canciones. Esa crítica se envuelve en una música de sonido clásico, pero que además es muy efectiva y está cargada de detalles a los que prestar atención.
Con mucha fuerza empieza la canción que casi da título al álbum: “El lado de los malditos”, es decir el lado de RUMPELSTINKIN (y el nuestro, claro). Siguen con este tema explicándonos sus ideas con una canción de escucha muy agradable, especialmente su estribillo, muy pegadizo y que se queda en la cabeza desde el primer momento. Después de todo, ¿no nos basta a [email protected] con “salud, lucha y Rock n’ Roll”?
La crítica sigue con “El valle de la vergüenza”, que no es otro que el maldito Valle de los Caídos. Con esta canción no hay concesiones, desde el primer verso la crítica ya es evidente, y así es la letra lo más destacable de una canción en la que la música es nada más (y nada menos) que la que ayuda a digerir las ideas directas y claras que se expresan con esa letra. Desde mi punto de vista, una de las joyas del disco, por la emotividad de la letra, pero también porque esa emotividad no adopta una forma “lacrimógena”, sino todo lo contrario, una forma reivindicativa y con la que demuestran que RUMPELSTINKIN no se avergüenzan de decir lo que piensan.
Después de esa fuerza, “Terminal” empieza con potencia también, para seguir siendo una declaración de intenciones y, sobre todo, de las ideas de estos músicos. Y es que la crítica es también la seña de identidad de este tema.
Con la batería sonando con fuerza y luego con un riff muy pegadizo empieza “Sin noticias”, una canción de desarrollo denso en la voz, que suena sobre una música potente. En la letra, de nuevo la crítica es evidente, en este caso a la Iglesia. Es otra canción con cambios de ritmo y muchos matices, sobre todo en la guitarra.
El disco termina con “Puto amo”, que empieza con una sorprendente melodía de piano sobre la que suena la voz con mucha tranquilidad. Es una canción totalmente diferente a todo lo que hemos escuchado con anterioridad en este disco, y nos demuestra la versatilidad de estos tres músicos. Ese final, con la repetición de “Arde, arde, arde, amo” varias veces, funcionará muy bien en los conciertos, con el público cantando con ganas.
En definitiva, RUMPELSTINKIN han creado un disco muy conseguido, lleno de crítica y también con bastante complejidad conceptual, porque las críticas no son siempre evidentes, a veces tenemos que prestar mucha atención y reflexionar sobre ellas para poder darnos cuenta de lo que nos quieren contar.
En este disco, además, las canciones se ven realzadas gracias a una producción muy cuidada que nos permite disfrutar de la gran cantidad de matices que los diez temas tienen. Pero no podemos quedarnos solo con la diversión que tienen las canciones: también tenemos que profundizar y darnos cuenta de que esa diversión se utiliza para transmitirnos unos mensajes que buscan hacernos pensar.
Sólo cuando nos demos cuenta de eso podremos disfrutar del todo este disco.

Track list:

1- Tu payaso.
2- Duro y a la cabeza.
3- El juego de la mordaza.
4- Blanco fácil.
5- Malote.
6- El lado de los malditos.
7- El valle de la vergüenza.
8- Terminal.
9- Sin noticias.
10- Puto amo.

RUMPELSTINKIN son:

Ar Stinkin: Voz y bajo.
Walter Enríquez: Guitarra y coros.
Ángel, “El Demonio”: Batería y coros.

Discográfica: Autoproducido.
Puntuación: 8,5/10
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos