SOLDIER – THE GREAT WESTERN OLIGARCHY

Crítica

Pues va a ser difícil. Va a ser difícil encontrar adjetivos para este segundo trabajo de los asturianos SOLDIER después de haber dicho de su primer álbum, “Gas powered Jesus”, que era una obra maestra. ¿Qué puedo decir si su nuevo disco, “The great western oligarchy” es todavía mejor?
SOLDIER son una joven banda asturiana que practica una música de corte Thrash/Southern muy conseguida, muy influida por bandas como MEGADETH, pero que también se abre a otros sonidos, dando variedad y complejidad a los temas. Eso da lugar a canciones muy agresivas, pero también muy agradables de escuchar. Con su primer disco, “Gas powered Jesus”, que publicaron en 2012, ya demostraron que eran capaces de hacer cosas muy interesantes. Después de editar ese álbum, no pararon de tocar siempre que tenían oportunidad, y también de participar en todos los concursos que podían, ganando además varios de ellos. Fruto de esa actividad incesante, de todas las experiencias acumuladas, y también de unas ganas tremendas de seguir creando música, surge su segundo plástico, “The great western oligarchy”, registrado, igual que su predecesor, en los Estudios Dynamita, de Dany G. (DARKSUN, LAST DAYS OF EDEN).Logo Soldier

Lo primero que nos llama la atención con el disco es su portada, una versión muy actual y crítica de “La última cena”, de Leonardo da Vinci, en la que los dirigentes internacionales de la actualidad aparecen reunidos en una imagen que nos puede recordar a la de la portada del “Rust in peace” de MEGADETH. Sin embargo, lo más llamativo del disco está en su sonido. El grupo ha sabido dar una vuelta de tuerca a su sonido creando canciones mucho más ácidas que las de “Gas powered Jesus”, con mucha más carga crítica en las letras, pero también con mucha más furia en su música.

El disco arranca con una caña demoledora con «Chirstoholic«, una canción que es una verdadera patada en la cara, con la influencia de MEGADETH siendo muy clara. Sin embargo, el grupo no se limita a repetir los patrones de Mustaine y compañía, sino que lo que hace es ahondar en el sonido propio que ya habían conseguido en su primer disco, lo que hace que nos parezca una canción que es una clara continuidad de lo que ya conocíamos. Sin embargo, su carácter cañero la hace perfecta para empezar los conciertos, y los coros del estribillo darán mucho juego en directo.

Un riff muy reconocible y un ritmo un poco más pausado nos da la bienvenida a «Axis of evil«, una canción que muy pronto se acelera, con un ritmo demoledor que nos deja un momento de respiro. En esta canción podemos apreciar aún más que en la anterior la variedad de registros que Phil va introduciendo al cantar, y también podemos destacar un solo muy logrado que nos dejará con la boca abierta.

¿Hace falta que os diga en quién pensaban cuando escribieron la crítica «Genital Wert«? Pues eso. Es una canción de letra muy ácida, pero también de muchos detalles en la música. A pesar de seguir la estela de las canciones de su disco anterior, en este tema podemos apreciar un trabajo muy logrado en la instrumentación, especialmente en las guitarras.

Menuda contundencia la del arranque de «Titanxia«. No es una canción especialmente rápida al principio, pero sí muy contundente. La voz es menos agresiva que en los temas anteriores, pero eso también hace que sea mucho más fácil de escuchar. Es una canción que resulta muy interesante, porque también tiene una gran cantidad de detalles a los que prestar atención. Muy lograda.

Entonces llegamos a «Pilgrims» y la cosa cambia. La influencia de MEGADETH se diluye y la sombra de «Gas powered Jesus» también, de modo que resulta que es una canción que nos sorprende. Su inicio, tranquilo y acústico nos guía hacia un medio tiempo muy conseguido, que nos demuestra la capacidad de estos chavales. No todo es dar cera, también hay momentos de tranquilidad, y con esta canción nos dejan claro que saben aprovecharlos también. La gran sorpresa del disco.

Soldier band

Entonces llegamos a la canción que, desde mi punto de vista, es la mejor del disco, «Corrupted (sex in prison)», un tema cañero y furioso, con un sonido muy reconocible. Es una canción que puede dar mucho juego en directo, y su solo es de lo mejor del álbum.

La influecia de MEGADETH vuelve a ser clara en «Theory of nothing«, pero muy pronto ya queda muy claro que estos chavales saben ir más allá de las influencias. En esta canción, muy completa y que nos obliga a mover la cabeza casi sin querer, el grupo sabe combinar sus influencias y, sobre todo, todo lo que ellos pueden aportar, para crear un tema que se nos queda en la cabeza desde el primer momento, sobre todo su estribillo.

Continuamos con una versión de TYPE O NEGATIVE, concretamente la de «Black N0. 1«, que SOLDIER consiguen reinventar y llevar a su terreno, dejándonos un ejemplo de lo que pueden hacer, con una canción en la que podemos notar la aportación de todos los músicos y en la que Phil demuestra su versatilidad al cantar. Imprescindible.

Más caña en «Warbourne«, una canción que es pura potencia Thrash, por si alguien tenía dudas. Pero es una canción con muchos matices, que nos deja claro que saben muy bien lo que tienen que hacer para crear grandes temas.

El final del disco llega con el tema que le da título, que empieza con el sonido de un trueno y con una guitarra acústica, creando una atmósfera muy diferente a la que estaríamos esperando. Sin embargo, muy pronto se acelera, con un ritmo furioso que no nos deja un momento de tranquilidad. Es una canción que puede resumir perfectamente lo que SOLDIER pueden hacer, con todos los matices que le han introducido, y es ideal para cerrar el álbum.

«The great western oligarchy» es, como vemos, un paso más en el ascenso de SOLDIER al Olimpo del Thrash Metal, presentándonoslos como una banda que no es que tenga un gran futuro, sino que tiene ya un gran presente y que merece que le prestemos mucha atención. Letras muy críticas, que, como nos contaba Pei, su bajista, en la entrevista que le hicimos recientemente, era lo que les pedía el cuerpo, se combinan con una música cada vez más lograda y con más matices, para finalmente dar lugar a unas canciones muy logradas y, finalmente, a un disco sobresaliente.

Muy recomendable.

Track list:

1- Christoholic.
2- Axis of evil.
3- Genital Wert.
4- Tianxia.
5- Pilgrims.
6- Corrupted (sex in prison).
7- Theory of nothing.
8- Black No. 1 (TYPE O NEGATIVE cover).
9- Warbourne.
10- The great western oligarchy.

SOLDIER son:

Phil González: Voz y guitarra.
Daniel Pérez: Guitarra.
Pei García: Bajo.
Lucas Díaz: Batería.

Discográfica: Autoproducido.
Puntuación: 9,5/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos