STRIKER – STAND IN THE FIRE

Crítica

La portada lo dice todo. El título también. Los candienses STRIKER regresan al panorama un año y medio después de su último trabajo “City Of Gold” con su cuarta referencia discográfica dispuestos a no bajarse del estatus conseguido con su meteórica trayectoria tras la edición en 2012 de aquel brutal “Armed to the Teeth” precedido por el sorprendente debut con «Eyes in the Night» de 2010.

striker_2015_-_press_photo_-_credit_dana_zuk_-_web-1040x693

Stand in the fire” es una declaración de intenciones y también es una forma de entender la música y, por tanto, el heavy metal. El cuarteto canadiense, que se desvincula de Napalm Records para seguir su camino de forma totalmente libre, cuenta en esta ocasión con el apoyo de la agencia SAOL para distribuir un trabajo en el que ellos han sido sus propios jefes con la ayuda de Randy Black en la grabación y el renombrado Frederik Nordstrom para la mezcla.

El resultado es un auténtico trallazo de heavy metal, con miras puestas en los ochenta pero que no renuncia al poderío que ofrece la nitidez de las grabaciones actuales para traernos once nuevas composiciones repletas de una voz aguda poderosísima, grandes y pegadizos estribillos, armonías y ritmos cabalgantes y melodías deudoras de los más huracanados Iron Maiden sin esconder cierta ascendencia del hair metal y cierta pose thrash en algunos de los pasajes del álbum.

Esto, en resumidas cuentas, es STRIKER. Ni más, ni menos. No nos traen ninguna novedad, pero ¡qué bien lo hacen!. “Stand in the Fire” es un disco de heavy metal furioso, veloz, descarado, arrasador, con ese puntito pegadizo al que la banda no quiere renunciar y que nos ofrece a través de cortes tan brutales como el inicial “Phoenix Lights” o el brillante “Out for Blood”, una canción donde, en el frenesí de su desarrollo, los canadienses nos sorprenden con la inclusión de un saxo.

Too Late” es un corte 100% heavy metal con el sentimiento de los ochenta a flor de piel, mientras que a continuación “Stand in the Fire” se nos presenta como un corte mucho más rítmico sostenido por el incisivo agudo de Dan Cleary y ciertos toques thrash en el tratamiento de las guitarras, tal y como ocurre en otras composiciones como “Outlaw” y “Locked In”, las cuales coinciden con la cara más simplista y básica del cuarteto de Canadá.

La banda no da muestra alguna de haber notado la marcha a finales de 2014 de su guitarrista Chris Segger y de hecho se explaya a placer en los excesos guitarrísticos de Tim Brown, tal y como nos demuestran la huracanada “The Iron Never Lies” o el auténtico trallazo de heavy metal instrumental que suponen los casi 3 minutos de “Escape From Shred City”, dominada por una melodía muy maideniana.

Stand in the Fire” es un disco continuista y no prentende sorprender, al contrario. Hay casos en los que estos dos adjetivos podrían ser peyorativos, pero en casos como los de los canadienses STRIKER, no podrían ser una mejor noticia para los seguidores de la banda. Ésta no se deja seducir por experimentos ni grandes cambios, sino que refuerza y apuntala lo que les hace más fuertes (estilizando y depurando su propuesta) y, como algunas otras bandas del género con las que ahora comparten gira, véase los germanos PRIMAL FEAR, le entregan a sus seguidores una ración impecable y más depurada aún de aquello por lo que son más conocidos y reconocidos.

TRACKLIST:

01. Phoenix Lights
02. Out for Blood
03. Too Late
04. Stand in the Fire
05. The Iron Never Lies
06. Escape from Shred City
07. Outlaw
08. Locked In
09. United
10. Better Times
11. One Life

FORMACIÓN:

Dan Cleary – Voz
Tim Brown – Guitarras
Adam Brown – Batería
William Wallace – Bajo

Puntuación: 8,5/10

Discográfica: SAOL

Autor: Dany Velasco

<< volver a discos