SWALLOW THE SUN – NEW MOON

Crítica

Parece mentira que este grupo, formado en 2000 y con un primer lanzamiento en 2003 (la demo “Out Of This Gloomy Light” y el LP “The Morning Never Came”) haya conseguido labrarse un nombre tan respetado en la escena en tan poco tiempo. Su segundo larga duración, “Hope”, fue aclamado tanto por los fans como por los medios, y con mucha razón.

Swallow The Sun llegaron para coger el testigo del Death/Doom que abandonaban la mayoría de sus estandartes, y lo hacían con un estilo propio, con una personalidad bien definida, con nuevas ideas, con una técnica envidiable y con ganas de innovar una vertiente del metal que parecía apocada a la muerte un par de años antes. Si debiéramos destacar solo una de sus virtudes, sin duda me quedaría con la facilidad que tienen para jugar con las luces y las sombras en su música, para crear unas atmósferas melancólicas, tétricas, del más puro romanticismo franco-británico del siglo XVIII. Con “Hope” dejaron claro que eran capaces de conseguir las metas que se propusieran, ofreciendo un disco que recogía la esencia del estilo y le añadía más oscuridad en ciertas melodías, más luz en otras, más técnica en la ejecución, cierto espíritu innovador que alguno calificaría casi como pseudo-progresivo.

Después llego ese fantástico EP “Plague Of Butterflies”. Uno de los mejores EP’s de los últimos años desde mi punto de vista, junto a “The White” de Agalloch. Cinco canciones. Una hora de duración. Una hora de magia. Una hora de amor, melancolía y terror. Y es tras esta meteórica trayectoria que nos llega “New Moon”, el flamante nuevo disco del grupo. La principal novedad es la baja de Pasi Pasanen, batería formador del grupo, que abandona la formación por falta de motivación, dejando su puesto a Kai Hahto, quien ya colaborara con el grupo en 2007 durante una gira que Pasanen tuvo que perderse.

Ocho son los temas que componen este nuevo lanzamiento de la formación finlandesa, con una duración aproximada de una hora. El primer corte se presenta bajo el título “These Woods Breathe Evil”, aportando un arranque bastante épico, agresivo y potente al disco, siendo uno de los cortes más cañeros que el grupo presenta en este redondo. Por descontado la parte más ambiental del estilo de Swallow The Sun tiene también un sitio privilegiado en este tema, sobre todo en la sección instrumental que se hace dueña del tema entre el minuto cinco y cinco y medio, desembocando en unas desgarradas y agresivas notas de Mikko Kotamaki a la voz y un excelente trabajo de Juha Raivio y Markus Jamsen a las guitarras. Un gran trabajo de composición que se ve representado fielmente en una interpretación sólida.

“Falling World” es un corte más melancólico, con un tempo más pesado y la voz de Mikko limpia, profunda. Un tema con unos arreglos verdaderamente excelentes y un Aleksi Munter soberbio en los teclados. En algunos momentos esta canción me ha recordado, ligeramente eso si, a los primeros Sentenced, justo cuando empezaban a hacerle guiños a su parte más melódica.

Íntima y llena de claroscuros, “Fallin World” es el contraste perfecto para “These Woods Breathe Evil”. La sombra de “Hope” es muy alargada y puede que las composiciones de este nuevo disco sufran su resaca, ya que serán miradas con lupa. Sin embargo, pocos puntos débiles se le pueden sacar a un tema como “Sleepless Swans”. Una canción que podría comparar con un oculto y pequeño pantano, dónde el agua se ve limpia y sucia a la vez, dónde la maleza no deja que el sol brille con todo su esplendor, regalándonos un océano de sombras. Un lugar dónde miles de pequeñas formas de vida interaccionan, se muestran y se ocultan, como piezas de la ingeniería de un reloj, funcionando a la perfección, creando un todo vivo en si mismo. Un pequeño rincón melancólico, misterioso, que puede tornarse en un suspiro en algo directo, agresivo. Una dulce nana cantada por el más devastador de los depredadores.

Con un excelente trabajo interpretativo en todos y cada uno de los instrumentos (En especial bajo, teclados y voz), “Sleepless Swans” es uno de mis temas preferidos de este disco y posiblemente uno de los mejores cortes de la joven carrera de Swallow The Sun.

“…And Heavens Cried Blood” podría definirse como una mezcla perfecta entre “These Woods Breath Evil” y “Falling World”, aplicando la energía y la fuerza del primer corte, sin perder de vista las partes más melancólicas del segundo, apoyando la estructura del tema sobre unas sutiles líneas de teclado, en un recurso más habitual del metal progresivo, haciendo de un instrumento en segundo plano, prácticamente el más importante del tema. Sobresaliente para Kai Hahto a la batería y una vez más, un aplauso para Mikko. Soberbio. Y que los cielos lloren sangre, si es por alabar el talento de esta formación.

“Lights On The Lake (Horror Pt.III)” es otro de mis cortes preferidos, con un comienzo misterioso, suave, con la entrada de una apropiadísima y muy bien conducida voz femenina. Un gran trabajo de guitarras y bajo es lo más destacable de este tema, interpretativamente hablando. Con el desgarro arrollador del olvido, con la fuerza de una sutileza casi oculta, el tema avanza entre los susurros de Kari Rueslåtten, conduciéndonos hasta las más agresivas voces de Mikko, con un Kai Hahto y un Juha Raivio sobresalientes. De nuevo Kari nos acaricia con su dulce timbre y la canción avanza, crea sombras, desaparece y deslumbra, igual que la luz de la luna reflejada sobre la superficie de un frío lago. La sección instrumental que empieza hacia el minuto 5:20 es realmente estremecedora, y sirve de interludio para la reaparición de Mikko. Un tema muy completo.

“New Moon” le da nombre al disco y he de confesar que me parece un single excelente, con fuerza, con la melodía justa, reflejando el espíritu del grupo. Es un tema capaz de atraer nuevos oyentes, pero para el que la banda no ha necesitado adaptarse, ni modificarse, ni suavizarse en ningún sentido, son ellos en estado puro. Más directo que otros, quizás un poco más típico en su estructura, tiene uno de los solos más sentidos y mejor trabajados del disco. “Servant Of Sorrow” es, junto al que daba entrada a este disco, el corte más potente de “New Moon”, a pesar de que, al igual que en aquel, la parte más ambiental y melancólica del grupo sigue presente (y además con unos arreglos más que notables). Un corte muy acertado para el directo y que mantiene el nivel del disco sin altibajos.

El final del disco llega con “Weight Of Death”, la composición más ambiciosa del disco, con algo más de nueve minutos de duración. Sin duda la banda se había propuesto condensar en este tema la esencia del disco, los detalles que son capaces de incorporar a su música, todo el peso de sus riffs, el fluir de sus melodías, la versatilidad de la voz. Me caben pocas dudas, Swallow The Sun querían dar un paso adelante con este tema, y creo que lo han conseguido. Quizás no un paso muy grande, pero si un paso sólido, que es más importante. Este corte merece ser descubierto por cada uno de los oyentes y hablar más de él sería estropear la experiencia de cada uno.

“New Moon” es un gran disco para este grupo. Se suele decir que el tercer lanzamiento es el que consolida a una banda, y este es sin duda un gran ejemplo de ello. “Hope” les pesará, por ser el gran disco que es, pero personalmente “New Moon” me parece un disco más completo, mejor trabajo, con una producción que recoge mejor el sonido del grupo. Para mi, uno de los mejores discos del año.

Puntuación: 10

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos