Sylvania – Testigos de las estrellas

Crítica

Tercer larga duración de este de power metal sinfónico fundado en Valencia en  2006 por Rafael Navarro y Alberto Tramoyeres, previo proyecto Morgana,  bastante melódico y que también fusiona elementos de otros estilos como el pirate o el folk metal y cuyas influencias más perceptibles son el power alemán (Running Wild, Helloween, Orden Ogan …), el nórdico (Stratovarius) y el español, pues también (Mago de Oz).

“Testigos de las estrellas” cierra la trilogía conceptual sylvánica que comenzó con “Lazos de Sangre” (2011) y que continuó con “Recuerdos del Mañana” (2016). El álbum ha sido editado por Rock-CD Records y ha sido puesta a la venta el pasado 22 de febrero, concretándose en 10 canciones muy dulces y asequibles, las cuales suman un total de 50 minutos de música bastante dinámica y amena, propia del género.

Se inicia con la épica y corta orquestación de cabecera llamada “Mare Tranquilitis”, digna de una banda sonora de peli de piratas, con la cual están arrancando sus últimos conciertos y la cual resulta perfecta para dar paso a la rompedora y directa  ”El Reino de los Sueños”, tema con comienzo enigmático de coros infernales, de dura pegada a la base rítmica y que despega una bonita armonía como si de las alas de un águila se tratara. Es una canción cantada a dos voces, ya que cuenta con la colaboración de Rubén Kelsen de Débler, y te ayudará a paliar las penas, los obstáculos de la vida y a alcanzar un desenlace esperanzador con su mega-adictivo estribillo, que semeja mazo al estilo de los Mago de Oz y, además, contiene contundentes breaks, un cortito solo de aires neoclásicos, unos veloces interludios que recuerdan a los Helloween del Keeper of the 7 Keys y finaliza con  el matiz gutural de la voz del batería Sergio Pinar y un gran agudo del frontman Alfonso Arróniz.

Le sigue, con desparrame, la completita y extensa “Sangre, Sudor y Lágrimas”, track atronador, también en la onda Magö, Saurom o incluso Freedom Call y variadito de recursos con su toque folk, su lick barroco, una entonación arabesca tirando a andalusí, buenos arreglos clásicos y muchos silencios. El solo de teclado del cuervo Daniel Castillo (Raven’s Gate) me resulta de lo más psicodélico y la enérgica guitarra de Alberto Tramoyeres (vaya bestia!!) echa humo y suena tremenda de intensidad y profundidad emocional. Un pasaje con arpa nos retrotrae al mundo de los videojuegos mientras Alfonso nos entona una tonadilla medieval acompañado de las flautas de Zarach Llach (Lépoka) y Rafa García y el violín de Mercedes Olmeda (Ignis Anima), elementos que se van a romper a golpe de baqueta power y más regocijo folk que reengancha con su coro final.

Suenan cantos de sirenas para el tercer corte, “La Maldición de Dabria”, donde Jessica Williams (Ankor) nos hipnotiza con su bellísima y aguda voz al son de un órgano eclesiástico. El tema es trepidante y es interpretado a dueto con gran ritmo, contando con grandes arreglos orquestales y un bonito estribillo que también amenaza con no despegarse del cerebro.  El compi de Jessi en Ankor, David Romeu también mete su pericia a las seis cuerdas con un gran lick, al que suceden varios riffs cíclicos, machacones y progresivos que desembocan en una sección copada por el bajo de Álvaro y… vuelta a empezar.

Sin bajar el pistón lo más mínimo, seguimos el viaje con la veloz y dinámica “Vivo en tu Memoria”, primer clip adelantado hace un año y donde podemos apreciar la gran cohesión del grupo valenciano. La canción se inicia con una maldición en latín y el texto versa sobre la importancia de la lealtad en la superación de los problemas y, en lo musical, pues destacar a Alberto que tira de afilados destellos shred en los punteos y tappings hasta que llega la quietud donde pasa a relucir la sección rítmica y la instrumentación, que nos prepara para el coro que, como no, tiene mucho, pero que mucho, gancho y buah energía positiva… a tope!!!, amén de otro gran agudo final del vocalista Alfonso XD.

Justo en el ecuador del redondo y, cambiando de registro, con una brillante orquestación al piano y a las cuerdas clásicas (también muy de reminiscencias del reino de Oz), llega la balada melancólica y nostálgica “La senda del Olvido”, con otro melódico solo de Alberto eso sí, no exento de técnica y destreza, faltaría plus.

A renglón seguido Sylvania nos ofrece la operística “Espíritu de Fuego”, muy potente y cuya estructura recuerda a la vanguardia europea, con mucha carga al bajo en el fraseo, con un sabor a Avantasia y que presenta un martilleo incesante de los instrumentos, voces guturales coreando el bridge, arreglos florales (que diga instrumentales de Álvaro, jajaja) y otro coro idóneo para el directo, el cual elevan un tono en su última pasada.

Encaramos el final del CD con la ambientación instrumental unplugged de “Argangel”, muy de aires new age pero con licks flamencos, la cual nos deja expectantes para…

…destapar la caja de los truenos power del dinámico title-track, “Testigos de las estrellas”, un bombazo que tiene un riff tipo avispero y armonía de tintes piratas, que te anima a sacar la espada heroica y abordar los barcos del desánimo y la adversidad. Su diversidad de punteos: unos veloces neoclásicos y otros más tranquis pero intensos, aderezan este brutal y fantástico tema donde Alfonso canta de forma magistral y todo el grupo está, pues inmenso. Decir que el estribillo no sale de la cabeza ni con la lobotomía!!

Se cierra este viaje a las estrellas con la pista más larga del mismo: “Por nuestra libertad”, cuyo  minutaje, entre otras cosas, me recuerda a Finisterra (más Mago). La primera parte es una narración a modo de balada folk, para pasar a partes más siniestras y de opereta. No obstante, el tema es muy progresivo, con breaks tenebrosos, zonas oscuras y distópicas, secciones de bajo y solos ácidos y acuchillantes, de buen gusto y variados en técnicas. Todo ello, bajo el azote incesante a las cajas de Sergio Pinar y, para el final bombástico, un piano relajante y esperanzador que te deja el regusto alentador de aquello de que, con lucha, se puede superar todo y salir adelante.

Para acabar la reseña decir que estos chicos de la movidita capital del Turia se superan con su mejor disco hasta la fecha, con buenas y recurrentes ideas en las letras, sólidas composiciones musicales de gran maestría y con una producción bastante buena pero, todavía con margen de mejora; ummhhh!! Pues echo en falta la claridad en los platillos y más presencia y fuerza en las guitarras.

Por mi parte eso es todo: Grandes músicos y con talento, muy recomendables para los fans de grupos del elenco de Stratovarius o Raphsody, por ejemplo. Mucho ánimo con este nuevo lanzamiento y nos vemos en las salas o, quizás, en el próximo Leyendas del Rock! Suerte para la recién estrenada gira!!!

El diseño futurista y espacial de la portada, que recuerda a un mix de “Encuentros en la Tercera Fase” y “Stargate”, es obra del contrastado dibujante e ilustrador Joe Arca (Design – Illustration & Artwork).

SYLVANIA son:

Alfonso Arróniz: Voz
Alberto Tramoyeres: Guitarra
Álvaro Chillarón: Bajo
Sergio Pinar: Batería

Listado de Canciones:

  1. Mare Tranquillitatis
  2. El Reino de los Sueños
  3. Sangre, sudor y lágrimas
  4. La maldición de Dabria
  5. Vivo en tu Memoria
  6. La Senda del Olvido
  7. Espíritu de Fuego
  8. Arcángel
  9. Testigos de las Estrellas
  10. Por nuestra Libertad

Nota: 8 / 10

Sello: Rock-CD Records

Autor: Francisco Rodriguez Belmonte

<< volver a discos