TNA – TNA

Crítica

Aquí llegan de nuevo los arqueólogos del hard-rock de finales de los 80, la discográfica EONIAN RECORDS que nos presentan en esta ocasión una apetitosa re-edición de los mejores temas de otra de esas bandas que vio como el grunge de principios de los 90 se cargaba el pequeño éxito que todo lo que sonaba a sleazy rock y tenía algo de macarra y hardrockero tuvo en determinado momento a lo largo de todo EE.UU.

En esta ocasión centramos la mirada en TNA, grupo formado a finales de 1985 que tuvo una ligera repercusión dentro del circuito del rock en su ciudad natal, Memphis, y que actualmente se encuentran centrados en otras cosas aunque con la mirada puesta en la repercusión de este trabajo para barajar una posible reunión circunstancial que tiene visos de hacerse realidad en Octubre de 2011.

Durante los 5 años de existencia inicial de TNA hubo diferentes cambios de formación, pero actualmente destaca sobre todo la presencia del guitarrista Wayne Swinny, actual guitarra de SALIVA, mientras que el resto de miembros se dedican a facetas más locales de la música, como Eric Lewis, quien actualmente toca la guitarra en el circuito blues de la zona sur de EE.UU. o el bajista Kelly McDonald, miembro fijo del staff musical de uno de los bares más conocidos de Memphis, el Beale Street. Además, el que fuera vocalista de TNA, Jeffrey Harr, actualmente gira por todo el mundo como operador de video para grandes artistas, entre otros con los eternos LYNYRD SKYNYRD. Otros nombres que forman la familia histórica de TNAson Wayne Swinny (guitarrista), Michael Gumm (bajista) o Eddie Matlock (Batería).

Lo cierto es que dado el montón de grupos que surgieron en aquel boom de mediados de los 80 uno no se espera grandes cosas en estos lanzamientos, aunque ya no es la primera vez que Eonian Records nos sorprenden con alguna joyita rescatada del olvido, y conforme uno va escuchando este “TNA”, título homónimo al de la banda, la sensación cobra forma y se hace realidad el hecho de que merece la pena investigar y escuchar lo que estos americanos nos quisieron decir hace ya ni más ni menos que 22 o 23 años.

Así pues, TNA fue una banda donde lo que primaba, por encima de todo, era la actitud, ese sentimiento ochentero que elevaba los temas a la categoría de experiencias vitales llenas de excesos e historias nocturnas de sexo, rock and roll y, por supuesto, sustancias espirituosas de todo tipo… “All night Long” así nos lo cuenta y, sin esconder pequeños guiños a las guitarras que Iron Maiden habían popularizado en sus primeros discos, nos trae una brutal referencia a los grandes de la escena del hard rock de aquellos años, destacando en nuestro parecido y nuestra búsqueda influencias como Poison, Mötley Crüe o Skid Row como máximos estandartes. Su sucesora, “Bump and Grind”, nos pone sobreaviso de que la marcada y rasgada voz de Jeffrey Harr era una de las virtudes que guiarán nuestro gusto o disgusto de los de Memphis, puesto que sin poseer un gran registro sabe defenderse a la perfección dentro de las tesituras macarras que necesita la banda.

El resto del álbum es una buena colección de cortes donde las influencias hacia los grandes del hard rock era continua y constante y, sin ser cosas de gran originalidad los de Memphis salían al paso airosos con cortes como “Just another day” (muy G’n’R) o “Hard Way”, con una buena lección de guitarreo intenso y al mismo tiempo lleno de ritmo y pegadizo. Los coros eran potentes y surgían en el momento justo para darle a los temas el empaque necesario para convertir cada uno de los cortes en buenas fiestas de hard rock, dispuestas a animar una noche de bar como solo este tipo de bandas puede hacer. Ejemplos perfectos de esto último los encontramos en algunos de sus temas más conseguidos como “Dirty Love”, “You Cried Wolf” o “It don’t come easy” (buena ración de guitarras), todos ellos interesantes piezas de auténtico y puro sleazy rock, mientras que en el lado más sensible de los norteamericano se daba cita en su tema “Don’t fade away” donde destacan las guitarras acústicas que dominan el tempo romántico del tema y, sobre todo, en “It’s over”, típica balada de hard rock que comienza íntima y triste para trasladar todo el sentimiento a una guitarra implorante y que se expresa a través de un largo, sostenido y enérgico solo.

En definitiva, más que interesante y entretenido rescate del pasado el de los americanos TNA, que gracias a la oportunidad que nos brinda Eonian Records están al alcance de la mano para ser recordados y escuchados como se merecen 20 años después, algo que estos temas están pidiendo a gritos si de verdad te gusta el sleazy rock más auténtico.

TNA fueron:

Jefrey Harr – Voz
Randi-Mike Field – Guitarras
Wayne Swinny – Guitarras
Eric Lewis – Guitarras
Kelly McDonald – Bajo
Michael Gumm – Bajo
Eddie Matlock – Batería.

TRACKLIST:

01- All Nite Long
02- Bump and Grind
03- Dirty Love
04- Don’t Fade Away
05- Don’t Look Back
06- Hard Way
07- I’m already gone
08- It’s Over
09- Just another day
10- It don’t come easy
11- Take a walk
12- You cried wolf

Puntuación: 7,9

Discográfica: Eönian Records

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos