Todd La Torre – Rejoice in the Suffering

Crítica

El pasado 5 de Febrero se ponía oficialmente en circulación el primer LP en solitario como vocalista de Todd La Torre, el frontman actual de Queensryche. “Rejoice in the Suffering” es el título elegido y ha sido editado a través de la discográfica Rat Pak Records. El trabajo consta de 10 temas más 3 bonus tracks en su edición DeLuxe que casi alcanzan una hora de duración de variado, potente y directo heavy metal con todo tipo de influencias etiquetables como metal.

Para la ocasión el cantante, que también se ha encargado de grabar las baterías, (instrumento que toca desde joven, y del que ya se ocupó también en el último lanzamiento de Queensryche), contó con su amigo y co-escritor, el guitarrista Craig Blackwell, que a su vez grabó bajo y teclados. La producción corrió a cargo de ellos mismos y para las mezclas y masterización llamaron a Chris “Zeuss” Harris, reconocido productor y mezclador de bandas como la propia Queensryche, Soulfly, Rob Zombie, Kataklism, Suffocatión o más recientemente la nueva y aclamada a nivel mundial grabación de Angelus Apatrida de título homónimo, por poner un ejemplo de la excelente trayectoria del señor Harris como productor y mezclador. Decir que el resultado no podía ser mejor y que amén de la calidad compositiva y musical de ambas obras, el sonido logrado ha contribuido seguramente a que “Zeuss” haya colocado dos de sus trabajos en el Top anual de grandes discos del año, cada uno en su estilo, La Torre en heavy metal y Angelus Apatrida en Thrash, y cuando apenas llevamos dos meses de año.

Volviendo a lo que nos ocupa. “Rejoice in the Suffering” empezó a gestarse más o menos en 2017, mientras el amigo Todd grababa “The Veredict”, su tercer álbum con Queensryche, pero no ha sido hasta ahora, aprovechando el parón que ha supuesto a las bandas todo el tema de la maldita pandemia, que ha podido rematar el trabajo y sacarlo a la luz. Hablamos pues de un disco bien pensado y estructurado, un proyecto muy personal tanto suyo como de su colega Blackwell en el que han dado rienda suelta a su pasión por el Metal, tocando de forma bien entrelazada varios estilos para crear una obra muy entretenida y fácilmente degustable. Ya desde la primera escucha queda claro que La Torre ya no es ese batería al que le gusta cantar, como el mismo aún se define a veces. Lejos quedan también esos días en los que era simplemente el tío que era capaz de clavar la voz de Midnight, primero en Crimson Glory, o el imitador de Geoff Tate en Queensryche después. Ya en “The Veredict” se pudo ver a un cantante que se ha hecho con su nuevo rol. Que ya no tiene complejos y que se siente libre de esa presión y liberado a nivel musical para, aprovechando sus influencias y gustos darle su toque personal a los temas, aunque recuerde a sus antecesores en el puesto en momentos. Hablamos de un músico que se consolida como un gran vocalista. Todd La Torre es un cantante que claramente progresa y va a más en su carrera. Y no hay que olvidar que no cogió las riendas de una banda como frontman hasta que, ya con 35 años, el guitarrista John Drenning lo reclutó para Crimson Glory. Aún así es capaz de tocar bajo y guitarra, que usa para componer, además de la citada batería desde que se hiciera con su primer kit a la temprana edad de 7 años. Hablamos de un MUSICO en mayúsculas que ha esperado su momento y lo está aprovechando. Más mérito aún si cabe.

“Rejoice in the Suffering” es un LP que te engancha desde la primera escucha (yo lo tuve que oír dos veces seguidas) y que gana cada vez que te lo pones y vas descubriendo matices y guiños. Es prácticamente un homenaje moderno al heavy metal o US Power americano. La obra comienza como debe empezar un disco de autentico heavy metal. Un seco y duro riff de guitarra abre el fuego con el tema “Dogmata”. Un tema muy Judas Priest y voces muy inspiradas en Rob Halford, incluso recordándo a su proyecto Fight. En los pasajes más lentos sale su voz Queensryche con una trepidante subida de intensidad para un espectacular solo de guitarra. El tema acaba de golpe y rápidamente empieza sin tregua “Pretenders”. Un tema que recuerda a partes iguales tanto a los Queensryche más heavies y Geoff Tate, como a Judas y Haldford y que mantiene a un alto ritmo el LP. El tema tiene secas guitarras y preciosas melodías a partes iguales y destaca también el trabajo de La Torre en los parches, dándole bastante intensidad al tema sin grandes alardes. El trabajo continúa por los mismos derroteros y sin dar respiro. Un homenaje al riff crudo y potente con rápidos y breves solos y con Todd alternando todo su repertorio vocal y cantando muy agudo y a gran nivel.

Tras “Hellbound And Down” y “Darkened Majesty” solo han pasado 15 minutos de obra y toca algo más melódico. “Crossroads to Insanity” en rollo power ballad, nos recuerdan que Latorre es el vocalista de Queensryche. Un tema lento y pausado que gana intensidad y en la que Todd va subiendo tonos lenta y suavemente para lucirse. “Critical Cinyc” es un tema algo más plano, más cañero de lo que acostumbra Queensryche y está más para que luzca la voz de Todd.

Pasado ya el ecuador del disco “Rejoice the Suffering”, el tema que da nombre a la grabación, recupera la esencia Halfordiana pero a lo Fight, con Todd cantando tanto graves como chillones agudos y con un estribillo muy Geoff Tate también. Gran trabajo a la guitarra de Jordan Ziff, (superguitarrista que desde 2015 toca en las giras con Marty Friedman y en también en RATT) que colabora en el solo y de Craig Blackwell con una base rítmica bastante Groove. Uno de los temas más duros del álbum.

“Vexed” comienza con una melodiosa voz pero luego el tema acelera recordando un poco a galopadas más “Maidenianas” que va subiendo hasta recordar a Crimson Glory, Vicious Rumors e incluso a Pantera en su base rítmica. Un temazo que sin descanso da paso a “Vanguards of the Dawn Wall”. Este podría salir de cualquier disco Thrasher moderno con unas voces muy del Haldford más noventero.

“Apology” cierra la obra. El tema más largo, 6 minutos a ritmo lento, más atmosférico y pesado pero igualmente crudo y seco. Con guitarras solistas más melódicas y un Todd que canta brutal llegando a poner los pelos como escarpias. Un buen punto y final?

Qué me dices, que 45 minutos de discazo te han sabido a poco y te han dejado con ganas de más ?. No te preocupes porque para eso puedes hacerte con la versión DeLuxe que trae 3 Bonus tracks. Un cuarto de hora más de gozo metalero. Lo bueno que tiene este álbum es que en él se unen el heavy clásico europeo y el US Power con sonidos más potentes y modernos y que además lo hace a pinceladas en cada tema, con lo cual no hablamos de un disco con temas de tal o cual estilo, sino más bien de influencias entrelazadas de metal en general. Así en “Fractured” puedes reconocer a bandas como Crimson Glory o Vicious Rumors sin que suenen a copia o imitación o una “Set it off” más densa y pesada y con riff muy Priest, casi rondando el thrash en su cortante rugido sónico. Y qué decir de la sorprendente ”One by one” que cierra la obra, un tema en el que combina Thrash/death y toques de Black metal, metiendo voces guturales, y que tiene la colaboración de All Nunn al teclado, poniendo la guinda al que va a ser uno de los mejores discos de 2021 en su estilo. Un trabajo que lo tiene todo. Canciones variadas, alegres y animadas, con mucho ritmo, fácil de escuchar. Solo 5 temas pasan los 4 minutos y medio de duración. Con una producción impecable, moderna, limpia y potente. Dos grandes músicos al volante y sobre todo, una de las mejores voces del panorama heavy metalero actual y que si no lo has hecho aún, ya estás tardando en hacerte con él. Un disco de sobresaliente. REJOICE IN THE… HEAVY METAL MUSIC !!!

Track list:

  • Dogmata
  • Pretenders
  • Hellbound and Down
  • Darkened Majesty
  • Crossroads to Insanity
  • Critical Cynic
  • Rejoice in the Suffering
  • Vexed
  • Vanguards of the Dawn Wall
  • Apology

Bonus Tracks (Deluxe Version Only)

  • Fractured
  • Set it Off
  • One by One

Puntuación: 9/10

Discográfica: Rat Pack Records

Autor: Patx Black

<< volver a discos