Toxik Shokk – Story Of Our Life

Crítica

Alemania siempre fue un lugar con mucha tradición metalera en general y thrashmetalera en particular, y TOXIK SHOKK lo demuestran, con un sonido muy de rollo Old School. En 2014 habían presentado una demo titulada “It’s aliiiive!”, y este año nos presentaron su primer disco de larga duración, “Story of our life”.

Cuando vemos el disco, lo primero que nos llama la atención es su portada, un sencillo dibujo de lo que sería la habitación de cualquier adolescente enamorado del Metal. Seguramente no sería muy distinta de la que tuvimos cualquiera de nosotros en nuestra adolescencia, así que realmente estaríamos hablando de una habitación que es la historia de nuestra vida. Aunque si nos fijamos, veremos que el joven es, en realidad, el monstruo creado por el doctor Frankenmosh al que hará referencia uno de los temas del álbum.

Pero lo verdaderamente interesante es la música. Once canciones, cuatro de las cuales habían incluido con anterioridad en la demo, que son verdaderas patadas en la cara que no nos dejan ni un momento de respiro, con potencia y caña a raudales, y que, además, nos dibuja una sonrisa en la cara a medida que suena cada uno de los temas.

Arrancamos con “Bleeding red”, un tema verdaderamente trepidante y de inicio muy contundente que desde el primer momento no nos deja ni un segundo de respiro. El ritmo es endiablado y no podemos parar de mover la cabeza casi sin darnos cuenta. Es una canción muy directa que funcionará muy bien en los conciertos.

¿Tenéis miedo? Pues deberíais. O al menos eso es lo que podemos suponer de su canción “Got scared?”, un tema muy potente, pero también con unos coros que introducen algo de oscuridad en la canción. Es una canción muy cañera y que, como dura poco más de dos minutos, se pasa en un suspiro.

Gas food murder” es una canción que empieza con un riff muy reconocible que después suena por debajo de la voz. Las melodías de la voz son muy pegadizas, y los coros se quedan en la cabeza desde la primera vez que la escuchamos. Sin duda, es la canción que mejor vamos a recordar de este álbum.

Seguimos con “Streets of blood”, que empieza con mucha caña desde el primer momento, con un ritmo muy rápido y machacón que nos obliga a mover la cabeza de arriba abajo desde el primer momento.

Con mucha fuerza empieza “Story of our life”, y a partir de ese primer momento la canción se desarrolla sin darnos un momento para respirar. Igual que en el caso de “Gas food murder”, las melodías de la voz son muy pegadizas.

¿Cansados? Espero que no, porque todavía queda más de la mitad del disco. “Sleep work eat” empieza con mucha potencia y con cierta densidad, para muy pronto acelerarse y ganar todavía más potencia. Se trata de una de las canciones más largas del disco, con poco más de cuatro minutos, pero, sin embargo, no se hace larga, porque es caña en estado puro.

Con lo que parecen unas voces infantiles cantando una canción que, sin embargo, resulta un tanto inquietante empieza “Dream on”, una canción que, a pesar de esa introducción, es muy rápida y cañera. No obstante, en esta canción se incluye también un cambio de ritmo al final que la enriquece mucho.

Against” es la primera canción que se incluía en la demo, y es un tema muy directo y cargado de furia, con un ritmo muy potente y mucha fuerza. Es una canción que ya dejaba clara la intención del grupo de dar caña.

Seguimos con “Coming home”, una canción que empieza con un riff de cierta densidad sobre un ritmo muy contundente, y que después se desarrolla con mucha caña. No es el tema más logrado del disco, pero aun así está muy bien construido, y tiene un solo bastante conseguido.

Screaming” empieza con mucha fuerza, para después desarrollarse con mucha fuerza, y con un estribillo sencillo pero muy efectivo y pegadizo.

El disco termina con “Dr. Frankenmosh”, un tema que empieza con un ritmillo un tanto vacilón y divertido que nos anuncia que la canción va a ser una verdadera coña. Es una canción de estribillo muy pegadizo que se queda en la cabeza desde el primer momento.

Caña, diversión, ritmos rápidos y canciones directas. Eso es lo que encontramos en este disco, “Story of our life”, de TOXIK SHOKK. Un álbum que seguramente no sea el mejor de este 2018, pero que al menos nos hace pasar un muy buen rato.
Vale la pena escucharlo. Pero eso, sí, varias veces, que es muy corto.

Track list:

1. Bleeding red.
2. Got scared?
3. Gas food murder.
4. Streets of blood.
5. Story of our life.
6. Sleep work eat.
7. Dream on.
8. Against.
9. Coming home.
10. Screaming.
11. Dr. Frankenmosh.

TOXIK SHOKK son:

Christian “Zottel” Müller: Voz.
Maetze Ru: Guitarras.
Tim Scholl: Bajo.
Max von Trommel: Batería.

Discográfica: Autoproducido.
Puntuación: 8,5/10
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos