TREAT – GHOST OF GRACELAND

Crítica

Durante seis largos años nos hemos preguntado qué había sido de TREAT y de sus integrantes, seis años desde aquel magnífico, maravilloso, colosal Coup de Grace. Por fin, aquí les tenemos. Seis años de silencio en el que tiempo ha habido de componer, estructurar y perfeccionar este nuevo álbum que en el mes de abril nos presentaron: Ghost of Graceland. 

Aunque después del trabajo anterior, la cosa estaba difícil, pues imposible o casi inviable era la idea de poder superarlo, parece que los integrantes de TREAT han realizado un buen trabajo.

Abriendo el disco nos encontramos de lleno con uno de los singles principales de Ghost of Graceland, y el cual pone el título a este trabajo, sin duda un buen comienzo pues es uno de los temas destacados de los doce que componen el ‘tracklist’; un medio tiempo en tono provocador, muy potente y donde sus guitarras son totales protagonistas, bien podría ser un nuevo himno en sus próximos conciertos.

I Don’t Miss the Misery toma la vía más rockera de TREAT, muy en línea de su anterior álbum, una pista con bruscas baterías, cortantes y tajantes, obra de Jamie Borger, acompañado de melodías de guitarra totalmente ascendentes, proyectando directamente al infinito, creando un tema muy pegadizo y lleno de positivismo.

Treat-

Better the Devil you Know es la pista que le sigue, con un inicio muy a lo TEN, contiene una gran elaboración en sus guitarras y teclado haciendo de éste otro de los cortes destacados de Ghost of Graceland. Sus estribillos son pegadizos y siempre en un tono muy auténtico, real y afirmativo, a la vez que nostálgico.

En el puesto número cuatro de la lista de temas nos encontramos con Do your Owns Stunts, la balada imprescindible y totalmente necesaria en cualquier disco de rock melódico que se precie. En ella la voz de Robert Emlund es verdaderamente contundente e imponente, cosa que parece costarle poco trabajo, pues el tema acontece de forma pausada y relajada, y de igual forma procede su voz. Pero no tenemos solo una balada en Ghost of Graceland, sinó dos, y en la siguiente, Together Alone, es Anders Wikström, guitarra de la banda, quien se encarga de poner la voz, un tema realmente emotivo donde le acompañan simplemente un piano y teclados, estremecedor.

Endangered parece moverse en la onda de Paper Tiger, del álbum Coup de Grace, y es otro de los cortes que merecen especial mención en esta reseña. Su ritmo es marcado y sus melodías pegadizas, que, conjuntamente con unos coros perfectamente situados y sus sinuosos teclados hacen de éste un tema de diez. Los estribillos tienen la garra suficiente y la línea de bajo, obra de Pontus Egberg, reúne y amalgama a todo el conjunto creando una mezcla homogénea y perfectamente combinada.

Otro de los singles principales de Ghost of Graceland es Inferno, un tema que navega en las aguas del Adult Oriented Rock, muy al estilo de FOREIGNER. Sieguiéndole, Alien Earthlings toma otra tonalidad totalmente distinta, con un aire oscuro y mucho más tétrico en sus riffs de guitarra. Sus teclados son misteriosos y los golpes de bombo y caja crean una atmósfera enigmática mientras Robert Emlund nos canta, casi narrándonos, la historia.
Nonstop Madness y To Late to Die Young se asemejan entre sí, ambas Hardrockeras y de corte clásico, recordándonos a los primeros TREAT, a las cuales le sigue House on Fire, la cual nos devuelve de nuevo a la última época de la banda, mientras que Everything to Everyone bien podría ser un tema de los EUROPE de Kings of War.

Como no podía ser de otra manera, TREAT ha realizado un buen y gran trabajo,ha vuelto con ganas y con garras, aunque claramente nuestras predicciones eran certeras, el nuevo disco camina un paso, o quizás dos, por detrás de su antecesor Coup de Grace.

 Tracklisting:

01.Ghost of Graceland
02. I Don’t Miss The Misery
03. Better the Devil You Know
04. Endangered
06. Inferno
07. Alien Earthlings
08. Nonstop Madness
09. Too Late to Die Young
10. House on Fire
11. Together Alone
12. Everything to Everyone

TREAT son:

Robert Emlund – voz
Anders Wikström – Guitarra/coros (voz en Together Alone)
Patrick Appelgren – Teclado/Guitarra/coros
Pontus Egberg – Bajo
Jamie Borger – Batería

Discográfica: Frontiers Records
Nota: 8.5/10
Autora: Spinelly Arianne

<< volver a discos