VIRGIN SNATCH – ART OF GRACE

Crítica

Editado originalmente sólo en su natal Polonia en noviembre de 2008, “Act of grace” supone el cuarto trabajo de Virgin Snatch. Ahora, en el invierno de 2010, se edita a nivel internacional gracias a la discográfica Mystic Production, no variando el grupo un ápice de lo que entregaron en su primigenia versión.

9 canciones de Neo-Thrash (o Groove, a gusto del consumidor el término definitorio) con un fantástico trabajo en la producción cortesía de los hermanos Wiestawcy (conocidos por la brillantez que han extraído a las últimas obras de Behemoth) y una marcada inclinación hacia los terrenos más modernos sin perder de vista la referencia de la ortodoxia. 45 minutos de riffs poderosos y batería sincompada al bajo para marcar una sólida base rítmica, voces guturales que se entremezclan con tonalidades limpias que quizás les acercan en exceso a los terrenos menos puritanos del Metal aunque queden en simples coqueteos.

Pese a que en su carta de presentación citen a Testament como su principal influencia, los dos primeros cortes del disco les sitúan como alumnos de último curso en la escuela de Fear Factory, el homónimo al álbum y “Slap in the face” tienen toda la pegada de cualquier composición de Dino Cazares, balanceándose entre lo convencional y lo vanguardista. El primer retazo netamente thrasher aparece en los fraseos de guitarra de “Horn of plenty” más densa que sus predecesoras.

Como ocurre en la gran mayoría de lanzamientos del estilo, la intercalación de voces profundas y graves con otras mucho más claras y comerciales resta no sólo contundencia e intensidad a las composiciones, sino puntos al disco por ponerle peligrosamente al borde del abismo de un mainstream demasiado apastelado. Por suerte riffs como los contenidos en “Through fire we grow” mantienen a Virgin Snatch con los pies en tierra firme sin dejarles caer al vacío.

Si “Walk the line” pasa desapercibida al oído, “Daniel the Jack” consigue atrapar la atención con una tesitura distinta al resto del disco. Macarra y descarada, tiene en la cementosa base de guitarras su primordial acicate y en una conocida bebida su inspiración. El Groove se hace más latente en temas como “M.A.D. (Make a donation)” y “Don’t let get left behind”, ambas con acento texano y partes que podrían ser firmadas por Pantera (es increíble la herencia de este grupo, casi podríamos hablar de un subgénero llamada Pantera Metal) sin dejar a un lado sonidos más edulcorados y centrados en lo que MTV programaba de forma masiva hace unas temporadas.

El disco se cierra con “It’s time”, una canción tranquila y lenta, balada del disco que quizás no encuentra su mejor ubicación en la última posición del track list. El tema en sí es correcto, con un buen solo de guitarra y un desarrollo estructural clásico, contando con la colaboración de Vogg (Decapitated, antigua banda del guitarrista Hiro) quien dedica la canción a su hermano Vitek.

La diferencia de ediciones (un año y medio casi entre ambas) no deja fuera de juego al disco, sonando vigente y pujante, aunque sin distanciarse en demasía de otros trabajos de similar factura. Quizás los medios polacos exageran al situarles como la tercera banda exportable del país tras Behemoth y Vader (no sé que opinarán otros grupos como Hate o Crystal Viper al leer estas aseveraciones), pero lo cierto es que aunque el disco sea resultón no creo que vaya a colocar a Cracovia como uno de los puntos de peregrinaje musical para los fieles a los sonidos metaleros.

TRACK LIST:

01-. Act of grace
02-. Slap in the face
03-. Horn of plenty
04-. Through fight we grow
05-. Walk the line
06-. Daniel the Jack
07-. M.A.D. (Make a donation)
08-. Don’t get left behind
09-. It’s time

MIEMBROS DEL GRUPO:

Zielony – voz
Grysik – guitarra
Hiro – guitarra
Novy – bajo
Jacko – batería
Puntuación: 5,5

Discográfica: Mystic Production

Autor: David Jiménez Rodríguez

<< volver a discos