VIRUS IV – DARK SUN

Crítica

Llevaban tiempo trabajando en este disco, dando pequeñas pistas de lo que podríamos encontrarnos. Lo cierto es que el debut de VIRUS IV me ha parecido verdaderamente bueno. El grupo de Samuel Arkan y la vocalista Magali Luyten (a la que recordaréis de su reciente participación en el últimos disco de Ayreon “01011001” o de “Beautiful Sin”) nos presenta un trabajo lleno de fuerza en el que el mejor Heavy metal se funde con la esencia del power metal primigenio, regalándonos una senda dibujada a base de riffs y con algunos elementos casi progresivos, que le dan al disco la variedad y el color suficientes para que no pase como un disco más.

Tras una la intro (llamada simplemente “Intro”) el grupo arranca este “Dark Sun” con el tema “Frightening Lines”. Se trata de un corte directo en el que podemos reconocer influencias de Iced Earth, sobre todo en los riffs, y de Iron Maiden en algunas melodías vocales. Magali demuestra que se encuentra en un gran estado de forma ofreciéndonos sus líneas más agresivas en este disco y, posiblemente, de su carrera. A esto debemos sumarle una sección rítmica muy sólida, cortesía de Renaut Van Oeyen (bajo) y François Brisk (batería).

El disco continua con “Behind Me”, un nuevo corte con fuerza y un estribillo pegadizo y fácil de corear, ideal para el directo y que posiblemente resultaría como single de este trabajo. Salvo momentos puntuales como algún riff o alguna línea vocal, estos dos primeros temas son quizás los menos agraciados del disco, sin dejar de ser muy buenas canciones. Pero sucede que “Dark Sun” mejora notablemente a partir del siguiente corte, que es además el que da nombre al disco.

En un redondo en el que ningún tema alcanza los cuatro minutos, un corte de cinco y medio parece bastante largo, pero en realidad no lo es. Por eso sorprende que en un espacio tan reducido el grupo haya conseguido cuajar un tema lleno de detalles, con una interpretación soberbia y unos arreglos casi inmejorables. Sin lugar a dudas se trata de la composición más trabajada del disco. Quizás uno de los puntos más fuertes de este tema es la habilidad con la que el grupo cambia de partes muy simples a otras notoriamente más complicadas, consiguiendo un interesante contraste.

“New Karma” es un tema de riffs potentes y agresivos. Se trata de una canción ideal para un concierto y que incita al headbanging constante. Es en cortes como este donde se nota la influencia progresiva del disco, incluyendo contrastes entre melodías y tempos poco habituales. La dinámica de “New Karma” continua en “Signs”, un corte que tras los primeros riffs se frena y nos presenta unas líneas vocales propias de un medio tiempo. Sin embargo, no tardará en volver a ganar fuerza. La sucesión de riffs y los cambios de ritmo hacen de este un tema perfecto para el directo. Además en el podemos escuchar algunas de las mejores líneas vocales de todo el disco.

La nota diferente en este trabajo la pone la versión de “Such A Shame” (original de TalkTalk). El grupo no se ha conformado con calcar el tema original, sino que se ha esforzado en darle un nuevo enfoque e imprimirle su seña de identidad. La voz de Magali se mueve aquí en tesituras algo diferentes a las que nos tiene acostumbrados y el resultado final es excelente, convirtiéndose en uno de los mejores cortes del plástico.

El siguiente tema se presenta bajo el nombre de “Silent Arrows” y recupera la tónica de los dos últimos temas, incorporando además elementos que vimos en “Dark Sun” y “Behind Me”, consiguiendo un tema con un sonido actual, pero que presenta muchos elementos que nos recordarán a las grandes leyendas de este estilo, siempre sin perder una identidad bastante propia, algo que vienen manteniendo en todo el disco.

“The Last Time” es uno de los cortes más cercanos al progresivo del disco. La variación en los tempos y el uso de las melodías le dan un dinamismo increíble a una melodía ya de por si muy interesante. Además diría que el mejor riff del disco está en este tema. No creo que se pierda ningún concierto del grupo, ya que posee fuerza suficiente para mover a las masas y representa bastante bien el espíritu que el grupo, en mi opinión, ha querido transmitir en este disco. Creo que es uno de los mejores cortes de este trabajo, si no el mejor.

Para finalizar este redondo VIRUS IV nos ofrece el corte “Soulrace”, un corte muy directo con un estribillo directo al cerebro, pensado para romper los conciertos. Se trata de una canción con mucha fuerza, riffs de fácil seguimiento y estrofas oscuras. Sin lugar a dudas un buen corte para cerrar el disco, en el que Magali vuelve a darnos una demostración de su potencial.

A título personal he decir que me parece un trabajo bastante bien hecho, al que aún le quedan algunos flecos por pulir, pero que gustará a la gran mayoría de fans. Se trata de un trabajo recomendable que, si bien no va a revolucionar la escena, seguro que no pasara inadvertido a quien lo escuche. Lo más positivo, la voz de Magali, que gana en cada grabación. Lo más negativo, su duración, demasiado corto.

Puntuación: 7,5

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos